Provinciales

SUBE: Garupá, Candelaria y barrios de Posadas, los más perjudicados

cargando anuncio

Son escasos los puntos de recarga de SUBE Misionero en las comunas del Gran Posadas y en los barrios periurbanos de la capital misionera, según consta en la información brindada por Servicio Urbanos, la empresa del Grupo Zbikoski, que gestiona el sistema de tarjetas.

SUBE: Garupá, Candelaria y barrios de Posadas, los más perjudicados

Son escasos los puntos de recarga de SUBE Misionero en las comunas del Gran Posadas y en los barrios periurbanos de la capital misionera, según consta en la información brindada por Servicio Urbanos, la empresa del Grupo Zbikoski, que gestiona el sistema de tarjetas.GRAN POSADAS. Los barrios periféricos de Posadas y las comunas de Garupá y Candelaria, son los más afectados por la falta de puntos de recarga de las tarjetas SUBE Misiones, que maneja la empresa del Grupo Zbikoski, Servicios Urbanos SA. De los apenas 57 puntos de recarga para el Gran Posadas –una zona que concentra más de 323 mil habitantes- sólo 8 se encuentran en Garupá y Candelaria –cuatro puntos en cada comuna.

La información sobre los escasos y posiblemente mal distribuidos puntos de recarga, la brindó la propia empresa Servicios Urbanos SA, que, recordemos, pertenece al Grupo Zbikoski, el consorcio empresario que explota cerca del 80% de las líneas de transporte urbano –de hecho, controla todas las líneas que hacen el recorrido interurbano.

Mientras que en Posadas, se concentran 49 puntos de recarga –es decir, unas 12 veces más que en Candelaria y en Garupá-, la distribución de esos puntos, también es enormemente desigual, en perjuicio de los barrios periféricos.

De acuerdo con un breve análisis de la distribución de los puntos de recarga, surge de inmediato que están concentrados en el microcentro posadeño, donde hay 16 puntos de recarga –entre las avenidas Mitre, Corrientes, Saenz Peña y Andresito Guacurarí. Los restantes 33 puntos, se reparten entre los múltiples barrios de Posadas.

En otras palabras, el 33% de los puntos de recarga se encuentran en el microcentro y el 67% en los diferentes barrios, lo que habla de una concentración de los puntos de recarga. Más allá de que son escasos los puntos de SUBE, si se piensa en la cantidad de usuarios del Gran Posadas.

Barrios también postergados por Servicios Urbanos SA

Pero además, en barrios enormemente poblados, la cantidad de puntos de recarga SUBE, son escasísimas, y la cantidad de puntos de recarga no guarda relación alguna con la cantidad de usuarios de la zona.

Por ejemplo, en el barrio de Villa Cabello, que agrupa a unos 90 mil habitantes, hay sólo dos puntos de recarga SUBE. En Itaembé Miní, el barrio más poblado de Posadas, hay sólo cuatro puntos SUBE. Y así, se puede decir lo mismo con los diversos barrios –en San Isidro hay un solo punto de recarga y lo mismo sucede en la Chacra 32-33 y en la zona de la Terminal. En Miguel Lanús, una barrio también alejado del centro posadeño, sólo hay dos puntos de recarga.

¿En negocio más para Zbikoski?

La distribución y escasa cantidad de puntos de recarga SUBE adquiere importancia desde el último tarifazo decretado por el gobierno provincial y los intendentes Joaquín Losada (Posadas), Luis Ripoll (Garupá) y Daniel Luna (Candelaria).

Es que para “desalentar el pago en efectivo”, según declaraciones del cuestionado Secretario de Gobierno municipal, Fabián Florentín, se dispuso que el boleto sin sube sea de 21 pesos, es decir, casi un 50% más que el valor del boleto urbano con SUBE Misionero (15 pesos).

Al haber pocos puntos de recarga SUBE –que además, a veces se quedan sin crédito, lo que limita aún más la posibilidad de recargar las tarjetas-, los usuarios se ven muchas oportunidades, obligados a pagar en efectivo, para beneficio de las empresas de transporte, en particular del Grupo Zbikoski.

Como ya fue planteado, la empresa de Marcelo Zbikoski controla todas las líneas que hacen el recorrido interurbano, entre Posadas, Garupá y Candelaria. El pasaje Posadas-Garupá con SUBE, estaba $15,54 y pasó a $19,43; y sin SUBE estaba en $22,18 y pasó a $27. Mientras que en Candelaria, el pasaje con SUBE, costaba $18,33 y pasó a $22,91; y sin SUBE estaba en $25,75 y pasó a $32.

Todo el dinero extra por pagar con efectivo –debido a que no se pudo hacer las recargas de las tarjetas-, vale recordarlo, 6 pesos (por cada pasaje en Posadas); 7,50 pesos (por los viajes hasta o desde Garupá) y 9 pesos (por los pasajes a Candelaria), benefician principalmente al Grupo Zbikoski. Sólo por casualidad, sucede que Zbikoski es uno de los principales aportantes de las campañas políticas del partido de la Renovación, al que pertenecen tanto Losada, como Luna y Ripoll.

jmm.

Comentarios