Provinciales

Vivir sin agua potable: la historia de Francisca

Tiene 70 años, es de Oberá, y recorre todos los días, mañana y tarde, más de 300 metros con dos baldes llenos de agua a cuestas.

Vivir sin agua potable: la historia de Francisca

OBERÁ. Al recorrer las rutas misioneras podemos observar postales maravillosas, con imponentes paisajes naturales que son un disfrute para locales y turistas. Sin embargo, también hay otras realidades que enmarca el contexto social de Misiones, donde ni toda la belleza puede tapar las necesidades de muchas personas que no pueden tener acceso a algo tan elemental y esencial como el agua potable.

Es el caso de Francisca Sequeira, una mujer de 70 años, oriunda del barrio kilómetro 11 de la localidad de Oberá, que llamó la atención del móvil de Misiones Cuatro durante un recorrido en el interior de la provincia, ya que la misma se trasladaba con gran esfuerzo por un camino terrado (ex ruta 14), con dos grandes baldes de agua a cuestas.

La anciana, que vive con un hermano discapacitado, relató a este medio que debe realizar este trayecto todos los días, ya que la zona no cuenta con agua potable, un servicio que es indispensable y que parece ser impensado que en la actualidad existan familias que no cuenten con el mismo.

Francisca manifestó que las autoridades pertinentes prometieron realizar las obras para proveer el líquido vital a las familias del lugar, aunque esto quedó solo en promesas, ya que, según la explicación de la mujer, la obra no se realizaría por considerarla “muy cara”. Esto a pesar de que a pocos metros están las “Termas de Oberá”, un lugar donde sí llegaron las inversiones.

De acuerdo al relato de la anciana, hace más de un año que vive en el barrio, y para acceder al agua para beber, lavar, bañarse y demás debe realizar un trayecto de más de 300 metros hasta la casa de una vecina, esto lo repite mañana y tarde.

El barrio Kilómetro 11, según Francisca, cuenta con poco más de 5 casas que tienen la misma problemática de la anciana. Quien ante la situación expresó “no pensé en llegar a esta edad y tener que acarrear agua, pero si no lo hago, no tengo ni para tomar”, aseguró.

Comentarios