Nacionales

Aborto: la Anmat aprobó el uso del Misoprostol

cargando anuncio

Se trata de una droga que permite la realización de un aborto hasta las 9 semanas. Por ahora será solo para uso hospitalario.

Aborto: la Anmat aprobó el uso del Misoprostol

Se trata de una droga que permite la realización de un aborto hasta las 9 semanas. Por ahora será solo para uso hospitalario.
La Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat) autorizó este martes que el Laboratorio Domínguez comercialice y distribuya el Misoprostol, la droga que permite la realización de un aborto hasta las 9 semanas.

Para adquirirlo hace falta receta archivada y será utilizado sólo en el ámbito hospitalario. Según confirmaron los directivos del laboratorio al diario El Cronista, la producción estaría lista para fin de año. Las autoridades también hicieron una presentación hace unas semanas para que el medicamento pueda ser vendido en las farmacias. Por el momento eso está en espera.

En la disposición 6726/2018 con fecha 2 de julio, la Anmat definió: “Autorízase a la firma Laboratorio Dominguez S.A. para la especialidad medicinal que se denominará MISOP 200, la nueva concentración de Misoprostol 200 ug, forma farmacéutica comprimidos vaginales”.

En el anexo de la autorización, la agencia permitió la comercialización de envases con 4, 8, 20, 48 y 100 comprimidos, con la condición de venta exclusiva con receta archivada y para uso hospitalario. Se espera que para fin de año se pueda conseguir en las farmacias.

Recomendado por la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye el Misoprostol entre los medicamentos esenciales para un aborto seguro y ambulatorio hasta la semana 12 de embarazo.

Pero esta pastilla no nació como una droga para abortar. Según publicó la revista Anfibia, el uso para terminar con embarazos no deseados fue un descubrimiento de las mujeres brasileñas en la búsqueda de métodos seguros. A mediados de los 80, Brasil aprobó la fabricación y comercialización del fármaco para problemas gástricos. En el prospecto decía que no debían usarlo las embarazadas y el dato sirvió para que las mujeres probaran y se pasaran el conocimiento. Algunas hipótesis dicen que el saber se diseminó de boca en boca en toda América Latina. Años después la venta libre quedó prohibida en el país carioca pero el uso ya había sido comprobado.

Leé también: Los evangelistas preparan un frente electoral nacional vb

Comentarios