Política

#CuadernosK: “Está terminado el ‘trabajo sucio’ de las indagatorias”

cargando anuncio

Lo dijo el juez federal Claudio Bonadío, quien habló por primera vez desde que estallara la megacausa por corrupción en la obra pública, que involucra a los principales empresarios del país, junto a ex funcionarios y legisladores kirchneristas.

#CuadernosK: “Está terminado el ‘trabajo sucio’ de las indagatorias”

Lo dijo el juez federal Claudio Bonadío, quien habló por primera vez desde que estallara la megacausa por corrupción en la obra pública, que involucra a los principales empresarios del país, junto a ex funcionarios y legisladores kirchneristas.CAPITAL FEDERAL. El juez federal Claudio Bonadío, habló con la prensa por primera vez desde que estallara la megacausa de los cuadernos de las coimas y remarcó que no se pone fechas para la elevación a juicio oral, al menos, del primer tramo de la causa, porque, entre otras cosas, la Cámara Federal de Casación debe ratificar el pedido del debate oral.

Desde que se destapó la causa de los cuadernos, Bonadío se llamó a silencio, lo que contrasta mucho con el alto perfil que cultiva a través de sus estocadas legales a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a quien le impuso once procesamientos en el marco de diversas causas, la mayoría por delitos vinculados a la corrupción en el Estado.

De hecho, Bonadio fue el primero que la arrancó de su exilio patagónico en abril de 2016 para arrastrarla a tribunales e indagarla sobre presuntos negociados con el dólar futuro. El trámite terminó con La Cámpora rodeando Comodoro Py en apoyo a su jefa política y el primer acto de Cristina en la era del presidente Mauricio Macri.

Al ser consultado por Perfil, respecto de la fecha en la que podría elevar a juicio oral, el primer tramo de la causa, Bonadío explicó: “Es imposible fijarme una fecha. Porque ahora está terminado el trabajo sucio (dibuja comillas con sus dedos) de las llamadas a indagatorias. Falta hacer algunas resoluciones, y después dependo de la Cámara Federal y las Cámaras no tienen plazo, con lo cual no lo puedo calcular”, enfatizó.

Respecto de los cuestionamientos que formuló el abogado de Cristina Kirchner, que lo criticó por no tener registros audiovisuales de las audiencias de los arrepentidos, Bonadío se defendió apelando a la Ley del Arrepentido. “Eso hay que discutirlo con el Ministerio Público, porque la manda de que tiene que ser registrado… (se detiene, extrae una serie de papeles entre los cuales figura un impreso con el articulado de la norma Nº 27.304, o Ley del Arrepentido, y lo pone sobre la mesa). La ley dice (en su artículo 6º) que ‘las declaraciones que el imputado arrepentido efectuare en el marco del acuerdo de colaboración deberán registrarse a través de cualquier medio técnico idóneo…’. Esto no quiere decir técnico electrónico. Y el siguiente (artículo) dice: ‘Se celebrará por escrito’ y deberá ‘consignar con claridad y precisión lo siguiente’, y estas son las condiciones que tiene que tener la declaración (datos precisos y documentación para avalar la relevancia del aporte que justifique el beneficio), y es lo que nosotros miramos cuando homologamos”, fundamentó el juez federal.

Según Bonadío, no sólo no es obligatorio el registro audiovisual del de las declaraciones de los arrepentidos, sino que “aparte, el que tendría que haber hecho esto, armado esto, es el procurador general de la Nación. El que tendría que haber dado medios. Cuando se hace la Ley de Flagrancia, establece que la audiencia tiene que ser filmada, lo dice claramente. El Consejo de la Magistratura nos trajo un aparatito para filmar cada despacho donde se suponía que se haría la audiencia. Nosotros acá no estamos aplicando flagrancia porque no hay flagrancia, pero lo que quiero decir es que en uno de los despachos de una secretaria está el equipo para filmar”, precisó.Poco antes de hablar con el mencionado medio nacional, el magistrado participó de un panel junto a su par de Minas Gerais, Rodrigo Pessoa, bajo el título “La identificación y el decomiso de los activos del crimen organizado”. Cómodo en su sillón, evitó nombres, aunque reconoció la autorreferencia en los ejemplos brindados. En cambio, sí apuntó a defectos estructurales de la Ley del Arrepentido vigente en Argentina. “La ley del arrepentido tiene algunos fallos. A diferencia de la brasileña, aquí el fiscal no puede negociar libertad o una pena como parte del acuerdo, solo puede prometerle que su delito será una tentativa y eso debilita la herramienta. Es un defecto estructural de nuestra ley”, disparó Bonadio.

Asimismo, Bonadío subrayó que con las actuales herramientas legales, se puede recuperar numerosos activos originados en la corrupción. “Hoy la Extinción de Dominio está con una media sanción, pero están mezclando patos con gallinas. No es algo demasiado inteligente por una serie de mezcolanzas que nuestros legisladores no miden bien”, señaló el juez.

Según Bonadio, el decomiso se puede practicar con las herramientas disponibles. “En la causa de Los Sauces (en la que también apunta contra la ex presidenta por presunta adulteración de documentos públicos, pago de coimas y lavado de dinero) intervine la sociedad usando el Código Civil y Comercial con una herramienta que es prácticamente la ley de decomiso. Algunas propiedades fueron desalojadas porque estaban sin contrato siquiera, muy desprolijo. Y esto se hizo sin ninguna ley”, subrayó.

Por último, Bonadio anticipó lo que viene en el Cuadernogate: “Hay muchísimas propiedades que están a punto de ser decomisadas definitivamente porque ya, claramente, son producto de lavado. Está probado el delito precedente, el lavado y la adquisición”, sentenció.

Leé también:

Bonadio confirmó a Stornelli como fiscal en la causa de los cuadernos

Perfil/gw.

Comentarios