Política

Caso Carvallo: apuntan a las complicidades con la represión en Misiones

cargando anuncio

El periodista Sergio Alvez, de Revista Superficie, señaló que el locutor Carlos Carvallo, “habrá necesitado muchas complicidades” para lograr cierto nivel de impunidad primero, trabajando en un medio radial, y luego, para permanecer prófugo durante cuatro años. Además, Alvez insistió en que Carvallo no es el único represor de la Dictadura que goza de impunidad y recordó los casos del ex Subsecretario de Acción Cooperativa, Julio César Marturet y del ex jefe de la policía, Rubén ‘Carozo’ Gabriel.

Caso Carvallo: apuntan a las complicidades con la represión en Misiones

El periodista Sergio Alvez, de Revista Superficie, señaló que el locutor Carlos Carvallo, “habrá necesitado muchas complicidades” para lograr cierto nivel de impunidad primero, trabajando en un medio radial, y luego, para permanecer prófugo durante cuatro años. Además, Alvez insistió en que Carvallo no es el único represor de la Dictadura que goza de impunidad y recordó los casos del ex Subsecretario de Acción Cooperativa, Julio César Marturet y del ex jefe de la policía, Rubén ‘Carozo’ Gabriel.POSADAS. La detención del locutor Carlos Carvallo, acusado de torturas y desaparición forzada de personas en Paraná, durante la última dictadura cívico-militar, “abre un proceso que tienen que ver con otras historias” con represores que siguen libres y en algunos casos, llegaron a ser funcionarios y jefes policiales. Alvez recordó el caso de Julio César Marturet, el ex Subsecretario de Acción Cooperativa, que durante el gobierno de Maurice Closs, debió renunciar a su cargo por las denuncias de víctimas de la represión ilegal, que lo señalaban como uno de los partícipes de los actos de lesa-humanidad.

Alvez, contó a MisionesCuatro, cómo surgió la investigación de la Revista Superficie, el primer medio en Misiones en referirse a la historia de Carlos Carvallo, por entonces, un reconocido locutor de un medio radial con mucha audiencia en Posadas. El cronista reveló que el disparador fue una lista de 5 mil represores –concretamente de los civiles espías que trabajaban para el Batallón 601- presentada por la Revista XXIII, en la que aparecía Carvallo.

A partir de ahí, desde Superficie, fueron analizando los nombres que podrían haber recalado en Misiones y el primer hombre en ser denunciado por integrar el grupo de espías del batallón 601, fue Marturet, que por entonces era Subsecretario de Acción Cooperativa en el gobierno de Maurice Closs. “Había sido partícipe de este Batallón entre 1976-1983. A partir de esta denuncia (de Superficie), los familiares lo señalaron en otro medio, en Página 12 y al gobierno provincial no le quedó más remedio que pedirle la renuncia”, detalló Alvez.

“Luego de corroborar que se trataba de Carlos Luis Carballo, por entonces, locutor de uno de los programas radiales más escuchados de la provincia, hicimos la denuncia pública y publicamos la investigación. Meses después, el juez Leandro Ríos de Paraná ordena la detención de Carvallo, que estuvo prófugo desde entonces”, relató Alvez sobre el trabajo publicado en 2014.

El cronista coincidió con una de las víctimas de Carvallo, Manuel Ramat, en que el locutor “habrá necesitado muchas complicidades”, para mantenerse prófugo y oculto.

Carvallo y los demás represores que gozaron de impunidad

A partir de la detención, “se abre un proceso que tiene que ver con Carvallo, pero también con otras historias, como Marturet, y así, una denuncia permite a los familiares y las víctimas, cerrar una herida y conocer cómo fueron las cosas. La justicia puede actuar. Un funcionario tuvo que renunciar. Hace poco hubo un caso con un escritor como Marcelo Moreyra. Son historias que ocurrieron hace más de 30 años, pero, en muchísimos casos, permanecen en la impunidad”, puntualizó Alvez.

Consultado por MisionesCuatro.com, Alvez admitió que la detención de Carvallo también pone en foco el caso de otros represores que siguen libres, como el de Rubén “Carozo” Gabriel, ex Jefe de la Policía de Misiones durante el gobierno de Carlos Rovira.

“Sería bueno que el poder judicial pueda investigar no sólo a Gabriel, y no sólo a él. No olvidemos que en su momento (durante el juicio a los represores de la policía de Posadas, en 2012), hubo una denuncia y pruebas contundentes, del decreto 897/2005, de la quema de archivos de la policía, ordenada por Carlos Rovira. Aduciendo excusas de espacio y de lo obsoleto de los papeles (Rovira), quemó documentación muy valiosa”, fustigó el cronista.

“Tanto Gabriel como todos aquellos actores militares, policiales, civiles y empresarios, involucrados, sospechados o imputados en delitos de lesa humanidad, deberían ser juzgados y con severidad”, insistió el periodista.

Por otra parte, Alvez insistió en que “hay que pensar en una matriz” del aparato represivo, “que no haga distinción entre la cúpula militar, ejecutores de menor rango, jefes policiales, oficiales y toda esta nómina de agentes de inteligencia, como los del Batallón 601. Hay que pensarlos como integrantes de una sola mega estructura, que se concatena con la complicidad de empresarios y una parte de la Iglesia y la cúpula eclesiástica. La Justicia debería tener voluntad política y acelerar los procesos para investigar esta maquinaria en la que los represores no actuaban (solos)”, sentenció.

Lée también:

Denuncian complicidad con los represores en Misiones

jmm.

Comentarios