Provinciales

Femicidio de Tati: exigen Justicia y apuntan a los “Hijos del Poder”

cargando anuncio

Rosa González, la madre de la adolescente violada y degollada en Puerto Esperanza hace exactamente cinco años, se presentó ante la gobernación exigiendo justicia e informando a los medios del estado del expediente. Y volvió a apuntar a un encubrimiento en beneficio de implicados en el crimen.

Femicidio de Tati: exigen Justicia y apuntan a los “Hijos del Poder”

Rosa González, la madre de la adolescente violada y degollada en Puerto Esperanza hace exactamente cinco años, se presentó ante la gobernación exigiendo justicia e informando a los medios del estado del expediente. Y volvió a apuntar a un encubrimiento en beneficio de implicados en el crimen: el sobrino del intendente rovirista Alfredo Gruber y los hijos de poderosos empresarios de la zona.POSADAS y PUERTO ESPERANZA. Este miércoles se cumplen 5 años de la violación y femicidio de Lieni Tati Piñeiro (18), ocurrida en Puerto Esperanza, crimen que salpica al partido gobernante y al intendente rovirista Alfredo “Pato” Gruber, cuyo sobrino Fabián Gruber está señalado como uno de los “Hijos del Poder” implicados. Esta mañana, Rosa González, la madre de la víctima, se presentó frente a la Gobernación misionera para informar a la población sobre el estado de la causa, en la que existen pruebas de encubrimiento, en una historia turbia en la que el principal acusado –Hernán Céspedes (19), para la familia de Taty, “un perejil”- apareció ahorcado en su celda justo antes de su traslado para prestar declaración indagatoria. Este sábado, se realizará una marcha de silencio en Esperanza, junto con la confección de un mural en conmemoración de esta víctima de un femicidio impune, propiciado por “Hijos del Poder”.

El caso de Tati Pineiro se ha convertido en la “verdad incómoda” para el gobierno renovador, por las enormes irregularidades y maniobras de presunto encubrimiento que se dieron en el marco de este crimen, que involucró al hijo del ex intendente y ex diputado provincial, Gilberto “Pato” Gruber. Recordemos que Tati fue encontrada degollada y violada en un camino terrado de Esperanza, a la mañana siguiente del cumpleaños de Fabián Gruber, el sobrino del actual alcalde rovirista, Alfredo “Tero” Gruber.

Rápidamente, la investigación policial apuntó a Céspedes, que quedó implicado por pruebas materiales “encontradas” en su vivienda, pero, para la familia de la víctima, este joven de condición social humilde, habría sido un entregador. Hipótesis periodísticas en su momento, apuntaron a que Tati habría participado de una fiesta sexual y en ese contexto fue violada y ultimada. De hecho, en el cuerpo de Tati, se encontró cabellos rubios y restos de semen que no son compatibles con Céspedes –que era de cabello oscuro, al igual que Gruber. De ahí la sospecha de la participación de más personas en el crimen, pero para la justicia y el gobierno misioneros –y para la policía-, el caso se “cerró” con la muerte de Céspedes.

El joven estaba detenido en la temible Unidad Regional V de Puerto Iguazú y apareció ahorcado justo antes de su traslado para prestar indagatoria ante el entonces juez Juan Pablo Fernandez Rissi –que renunció a su cargo en 2015. El propio ex magistrado admitió que hubo contaminación de la escena del crimen –Alfredo Gruber y otras personas habrían estado tocando cosas en el lugar mientras se hacían las primeras pericias- y procesó a dos policías que visitaron la celda de Céspedes el día previo a su muerte. Además, el cuerpo apareció con numerosos golpes que no cuajan con la versión oficial de la pericia forense que habla de un suicidio –el cuerpo golpeado fue mostrado por los familiares de Céspedes en truculentas imágenes que se viralizaron en las redes sociales durante un tiempo.

Asimismo, la familia de Tati denunció que el cuerpo de la joven que lavado en el Hospital de Puerto Esperanza, antes de la autopsia. La encargada del centro de salud no es otra que la esposa del intendente rovirista, Alfredo Gruber. Al respecto hay que tener presente que también se difundieron imágenes del cuerpo de Tati en el centro de salud, en una situación claramente irregular.

A cinco años del crimen, no se sabe qué juez se hará cargo de la causa, tras las diversas inhibiciones que fueron presentando los magistrados que tuvieron el expediente a su cargo –Fernández Rissi fue el primero en apartarse al considerar que se ofendía su buen nombre con las denuncias de ser partícipe de un encubrimiento-. Según los familiares de Tati, han recibido varias amenazas de personas ligadas al intendente Gruber.Claudia del Movimiento de las Mujeres contra la Violencia de Género, dijo que apoya la lucha de Rosa González, y añadió: “Exijo que las instituciones cumplan con su función. El de Tati es un caso emblemático, a nivel nacional. Tristemente Misiones es conocida por los casos de Tati Piñeiro, María Ovando, Irma Da Rocha, Marilyn Bárbaro y Lucía Maidana”, dijo la mujer, apuntando a los femicidios impunes y casos en los que el poder criminaliza a las mujeres (Ovando). Exigimos justicia, basta de complicidad y aprietes. La gente de Esperanza vive amenazada y por eso calla. Pero el Silencio mata”, dijo a MisionesCuatro.

Por su parte, un joven estudiante que integra la Comisión de Justicia por Tati Piñeiro, explicó que “estamos buscando visibilizar la lucha que ya lleva 5 años” y remarcó: “Tati puede ser nuestra hermana, hija, prima. Los responsables siguen sueltos, no se avanza en la causa”.

Otra de las que participó de la protesta frente a Gobernación –que tendrá su correlato el sábado en Puerto Esperanza-, fue Nora Dedieu, ex secretaria general de ATE Misiones e histórica dirigente sindical. Ella subrayó que acompañan a González, y aclaró: “¿Cómo el resto de la población no va a estar al lado de esta madre? Deberíamos ser muchísimos más. Acusaron a otras personas (Céspedes) cuyo crimen tampoco está resuelto. No es casual que haya aparecido suicidado y golpeado”, deslizó Dedieu apuntando a una complicidad de la policía.

Rosa González, la madre de la adolescente violada y degollada en Puerto Esperanza hace exactamente cinco años, se presentó ante la gobernación exigiendo justicia e informando a los medios del estado del expediente. Y volvió a apuntar a un encubrimiento en beneficio de implicados en el crimen: el sobrino del intendente rovirista Alfredo Gruber y los hijos de poderosos empresarios de la zona.

Rosa González habló con MisionesCuatro sobre el femicidio impune y su búsqueda de Justicia para Tati. “Se cumplen cinco años del fallecimiento de ella. La causa no avanza y hay muchas trabas. La verdad es que es muy triste y pesado, no tener salida. Te preguntas cómo seguir viviendo”, dijo la mujer.

“La causa está parada, no hubo ningún tipo de avance. No tenemos respuesta sobre el juez”, comentó González en referencia a la falta de un magistrado que siga adelante con la investigación penal.

Consultada sobre el rol que jugó Céspedes en el crimen de su hija, González se limitó a señalar: “Me cuesta decirlo. Es lo que se dice”, añadió la mujer sobre las sospechas que apuntan a la participación del joven “suicidado”, como cómplice en el crimen.

“Este sábado se hace una marcha pacífica en Esperanza. Si no hay justicia, si no se investiga y no se hace nada, pueden seguir pasando estas cosas”, advirtió González, en referencia a la impunidad de la que gozan los autores del crimen de Tati. Y reiteró que su familia ha recibido amenazas por parte de personas vinculadas a los “Hijos del Poder”, es decir, Fabián Gruber y su entorno conformado por hijos de poderosos empresarios y comerciantes de Esperanza.

“Hay muchas amenazas y aprietes en Esperanza. Hay mucho miedo y eso nos dificulta hacer marchas”, acotó la mujer, insistiendo en que las amenazas no provienen únicamente de la familia Gruber, sino de “muchas familias relacionadas al poder”.

Sobre el final de la nota, González describió a su hija, una de las más resonantes víctimas de femicidio de Misiones. “Tati era una chica muy dulce. Estudiaba, su sueño era ser doctora y un día le cortaron las alas. Seguía una carrera con toda ilusión”, aseguró la mujer, visiblemente dolida por la falta de avance en la causa y la impunidad de la que gozan los femicidas.

Relacionadas:

Femicidio de Tati Piñeiro: cinco años de impunidadJMM.

Comentarios