La beba asesinada en Oberá, fue fruto de una violación

Categorías: Provinciales.

Palabras destacadas: fines de enero, sofía la beba, madre de la beba, obereño daniel villamea, villa lindstrom dejó, lindstrom dejó en evidencia, rita sofía la beba, sofía la beba de 11, villa lindstrom dejó en evidencia, villamea, ingreso hospitalario, isaías v, cementerio de botellas, botellas y latas de cerveza, cementerio de botellas y latas, rita sofía, beba de 11, producto de una violación, dejó en evidencia, y madre de la víctima.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Provinciales, Destacar con fondo, Lo Más Leído, y Destacadas en Artículo individual.

El espantoso caso de Rita Sofía –la beba de 11 meses asesinada en Villa Lindstrom- dejó en evidencia la ausencia total del Estado misionero, que paradójicamente se declaró “provincia Pro-Vida” en 2018: la madre de la víctima había sido violada teniendo 14 años, pero la denuncia contra el violador no prosperó; y además, la beba tuvo un ingreso en un centro de salud estatal a fines de Enero, con lesiones ocasionadas en un sospechoso accidente vial, pero no hubo un seguimiento o intervención para determinar las condiciones en las que vivían la beba y su madre. “La casa era un cementerio de botellas y latas de cerveza”, contó el periodista obereño, Daniel Villamea, respecto del posible problema de adicción al alcohol del padrastro de la beba, Isaías V., de 19 años, el principal sospechoso del crimen.

OBERÁ. La muerte de Rita Sofía, la beba de 11 meses torturada y asesinada a golpes el pasado viernes en Villa Lindstrom, dejó en evidencia la total ausencia del Estado provincial y de los municipios de Guaraní y Oberá, dado que la víctima había tenido un ingreso hospitalario a fines de Enero, sin que se diera un seguimiento del dramático contexto en el que vivían ella y su madre, una madre víctima de violación de apenas 15 años, que actualmente se encuentra detenida.

En diálogo con MisionesCuatro, el cronista obereño Daniel Villamea, reveló que Rita Sofía había sido engendrada producto de una violación, cuya causa penal no prosperó y la madre de la beba “tuvo que convivir” a metros de su violador, un vecino de Villa Sommer (en Guaraní). “Ella continúo con su embarazo y afianzó su relación con Isaías V. (19 años). Al nacer la criatura, él constantemente le decía que no la quería, porque no era hija de él y que era un estorbo para la relación. Por eso cuando ellos se mudaron a Oberá, la madre le pidió quedarse con la beba, porque sabía que Isaías no la quería”, contó Villamea a MisionesCuatro, revelando también que en Febrero último, Isaías “irrumpió en la casa de la menor con armas de fuego. Todo un presagio de lo que iba a pasar”, enfatizó el periodista.

“Habían denunciado (a la policía) que en Febrero había irrumpido con un revolver 38 y un machete”, reiteró Villamea, añadiendo que según la familia materna de la beba asesinada, ante la inacción de la policía y la justicia, decidieron no realizar las denuncias por otros hechos de violencia de género que se daban en el ámbito doméstico. “Había denunciado al violador, un delito gravísimo, cuando ella no había cumplido 14 años. Pero la justicia es algo inaccesible”, comentó.

Según Villamea, la justicia tendrá una difícil tarea en dilucidar si la menor detenida tuvo participación en la muerte de Rita “o si era una víctima más”, del presunto homicida, Isaías V., quien está acusado junto a su hermano de 15 años, señalado como cómplice o coautor del brutal asesinato. “Está investigado el hermano del concubino de la chica, tiene entre 14-17 años.

Consultado al respecto, Villamea reveló que el pasado 31 de Enero, Rita había ingresado al hospital más cercano a Guaraní, “con un golpe a la altura del pómulo. Eso había generado suspicacias. En ese momento, la madre vivía en Villa Sommer con la abuela y había dicho que Isaías había comprado un automóvil en mal estado y, aparentemente conducía alcoholizado y chocaron un terraplen y así se lastimó el pómulo. Esto no quita responsabilidad del Hospital, pero el accidente (vial) habría existido”, comentó el cronista, dejando en claro que el Estado no hizo ningún relevamiento sobre la vida de Rita Sofía, pese a que había sufrido lesiones en las circunstancias descriptas.

Leé también: El aberrante caso de Rita Sofía

Hay registros de la violencia sufrida por la madre de la víctima

Repreguntado, Villamea confirmó que hay registros de la denuncia de violación formulada contra el vecino mencionado “y estaría vinculado un empleado de Guaraní, por lo que pudo haber una presión”, y también, registros del ingreso hospitalario de Rita Sofía y de la aparición de Isaías V., armado, en la vivienda de la madre de la beba fallecida. Lo que habla a las claras de un abandono por parte del Estado.

“Según la autopsia, las lesiones más graves tuvieron un rango de tres días”, y se especula que el feroz ataque del padrastro estuvo vinculado al consumo de alcohol. “El viernes ella cobraba el salario y la casa era un cementerio de botellas y latas de cerveza. Ese caldo de cultivo, seguramente, propició el desastre”, sostuvo Villamea, añadiendo que según el padre de la menor detenida, “ella quiso ayudar a su hija pero su cuñado la sostenía y le tapaba la boca, mientras Isaías la golpeaba. Un cuadro horroroso”, expresó.

Para Villamea, como para muchos de los que estuvieron relevando el caso, falló el seguimiento estatal sobre la pareja, lo que habría prevenido el infanticidio. “Si en Enero (hay un ingreso hospitalario) y en Febrero, la misma persona irrumpe en su casa armado y hay una detención, y no se cotejan esos antecedentes. Después (los funcionarios) dicen que trabajan en red… evidentemente en este caso o se les pasó o subestimaron la situación”, fustigó Villamea, apuntando a la responsabilidad estatal en la situación previa de este caso.

Por otra parte, Villamea confirmó que no hay novedades sobre la fecha de citación a indagatoria a la madre de Rita, que deberá declarar en Cámara Gesell, pero esto no se pudo concretar por imposibilidades de infraestructura del poder judicial obereño. “Si uno observa el contexto, las carencias, la historia de vida de esta chica, muchas oportunidades no ha tenido, por ejemplo hizo hasta tercer grado (de la primaria), ubicarla como victimaria, parece apresurado”, sostuvo.

Un dato saliente de los que mencionó Villamea sobre el contexto en el que se dio el crimen, gira en torno a la pertenencia a una comunidad evangélica de la familia materna de la víctima del homicidio. Es que, justamente, la adscripción religiosa parece haber incidido en la decisión de la niña de continuar con un embarazo producto de una violación. Sin embargo, esa comunidad religiosa o el Estado renovador que se declaró “pro-vida” el año pasado, no estuvieron presentes para la joven cuando era víctima de hechos de violencia por parte de su pareja, un joven de 19 años con presuntos problemas de alcoholismo y adicciones.

Leé también: Realizaron la autopsia a la beba torturada y asesinada

jmm.

Comentar