Provinciales

Fiscalía de Iguazú sabía de las amenazas contra Belén

cargando anuncio

La madre de María Belén Rivas, la menor de 16 años que fuera violada y asesinada en Abril del año pasado, meses antes del crimen, había denunciado a Manu Taner, el novio de la víctima. Según la denuncia, Taner, por entonces, de 19 años de edad, presionaba a Belén para que se realice un aborto.

Fiscalía de Iguazú sabía de las amenazas contra Belén

PUERTO IGUAZÚ. Con una instrucción prácticamente cerrada y un inminente pedido de elevación a juicio en la causa por el femicidio de María Belén Rivas (16), se conocieron denuncias presentadas en sede policial y en la Fiscalía de Iguazú, que arrojan un manto de sospecha sobre el accionar policial y judicial. MisionesCuatro.com accedió a las denuncias presentadas por Catalina Rosana Rivas, la madre de la víctima, meses antes del brutal femicidio de Belén, que cursaba su séptimo mes de embarazo.

Madre e hija denunciaron al novio de la víctima, Manu Taner, de por entonces 19 años de edad, por amenazar a la joven embarazada. Y revelaron en las denuncias, que presionaba a Belén para que se realice un aborto. Sin embargo, la pesquisa judicial se cerró únicamente en la figura de Carlos Daniel Batista (23), el que aparece como el autor material de la violación y asesinato de Belén.

Según la familia de María Belén, se habían presentado varias denuncias por amenazas contra Manu Taner, con quien la joven convivió durante un tiempo en un inmueble ubicado al lado de una sucursal del Banco Macro de Iguazú.

La denuncia que llegó a la redacción de MisionesCuatro.com, data de Diciembre del 2016, es decir, unos cuatro meses antes del salvaje femicidio ocurrido en el Barrio Belén, el 2 de Abril del 2017.

La denuncia por amenazas contra Belén, presentada en Fiscalía

Según consta en la denuncia presentada por Catalina Rivas ante la Fiscalía de Instrucción 3 de Iguazú y ante la policía, Taner estaba hostigando a María Belén y hasta temían por la integridad física de la joven.

“(…) Mi hija está embarazada de tres meses y hace dos semanas su novio (Taner) la echó de la casa y la mandó a vivir conmigo. (…) Este chico, en fecha 16 de Noviembre, me envió un mensaje desde su número (…), en el que me pedía que le firme un papel en el que autorizaba para que él le haga un aborto a mi hija, y que él, se hacía cargo de todo, que tenía que ir a hablar con el Dr. (…) en la clínica donde atiende (al lado de donde cerró la panadería …), para que me explique que era seguro, pero me negué a hacerlo, siendo los últimos mensajes que recibí al respecto, el día 4 de Diciembre”, sostiene la denuncia presentada ante la Fiscalía, que luego se haría cargo de la instrucción de la causa por el femicidio de Belén.

“Mi hija me contó que su novio había comprado pastillas para abortar y tomó tres pero no le hizo nada, según ella me dijo que quiere tener al bebé.  Le llevé a mi hija al médico y el Dr. (…) le hizo una ecografía y me dijo que está todo bien”, agrega la madre de la víctima, en la denuncia policial.

“Taner niega (ser el) padre del bebé que espera mi hija, pero se siguen viendo, por lo que temo (por lo) que esta persona pueda llegar a hacerle (a Belén), haciéndolo responsable”, sentenció la denuncia presentada, reiteramos, casi cuatro meses antes del crimen de Belén.

La extraña exclusión de la pista de Taner en la causa judicial

Pese a esta y otras denuncias, llama la atención que el juez de instrucción 3 de Iguazú, Martín Britez, haya cerrado la investigación únicamente en Carlos Batista, más allá de que las pruebas físicas, lo señalan como el autor de la violación que sufrió Belén, previa a su estrangulamiento.

Pero más importante aún que la misteriosa protección judicial a Taner: la policía y la justicia, conocían que Belén estaba amenazada y que pretendía continuar con un embarazo frente a la oposición del mencionado joven. Parecen haber fallado los mecanismos para brindar protección a una posible víctima de violencia de género. Más aún, una menor de edad, presuntamente amenazada.

De hecho, hasta el momento, no se conoce de ninguna investigación abierta frente a esta grave denuncia presentada en diciembre del 2016. Recordemos que en su presentación, Catalina Rivas habla de un médico que se dedicaría a practicar abortos y de una clara intención de Taner, de interrumpir el embarazo de Belén.

Cabe consignar que si bien las pruebas físicas –semen, pelos y restos de piel encontrados en el cuerpo de Belén- apuntan contra Batista, de confirmarse lo que denunció la madre de la víctima, es Taner quien tendría un motivo para, cuando menos, instigar el asesinato.

¿Impericia o direccionamiento en la investigación?

De más está decir que, en función de la denuncia de Catalina Rivas, si algo le pasaba a Belén, el joven cumpliría con su objetivo de no convertirse en padre. O mejor dicho, de que no nazca un bebé a quien le podrían atribuir su paternidad (biológica).

MisionesCuatro dialogó con la tía de Belén, este 2 de Abril, al cumplirse un año del femicidio, y señalaron que han tratado por todos los medios a su disposición, solicitar que se investigue la pista de Taner. Pero encontraron la férrea oposición del juez Britez y el Fiscal de Instrucción 3.

Por otra parte, es plausible sospechar que una investigación que excluya a Taner del femicidio de Belén, beneficiaría a la policía y la justicia de Iguazú. Es que fiscalía y policía poco o nada hicieron para proteger a Belén, durante esos cuatro meses transcurridos entre la denuncia citada aquí, y el brutal crimen que conmocionó a la sociedad misionera.

Leé también: Sin justicia por el femicidio de Belén
El juez Britez evitó investigar al padre del bebé de Belén

JMM.

Comentarios