Provinciales

Desplante del gobierno al FUTE y al intendente Barreto

Según el alcalde Julio César Barreto, había un compromiso de la provincia de enviar a un funcionario para dialogar con los representantes del FUTE, pero nadie se presentó en Montecarlo y aumenta el malestar. Lanzaron un paro de 48 hs. y nuevas medidas de fuerza.

Desplante del gobierno al FUTE y al intendente Barreto

Según el alcalde Julio César Barreto, había un compromiso de la provincia de enviar a un funcionario para dialogar con los representantes del FUTE, pero nadie se presentó al municipio y aumenta el malestar. Lanzaron un paro de 48 hs. y nuevas medidas de fuerza. “No está la decisión política de hablar con sindicatos que no sean oficialistas”, sentenció la dirigente Estela Genesini.MONTECARLO. El gobierno provincial faltó a la reunión que habían acordado con dirigentes del Frente Unido de Trabajadores de la Educación (FUTE) y con el intendente de Montecarlo, Julio César Barreto, quien se había ofrecido como mediador en el reclamo docente. El desplante muestra una táctica dilatoria por parte del gobierno, que este sábado cerró una pauta salarial del 18% de bolsillo con el sindicato patronal UDPM, acuerdo rechazado por todas las demás organizaciones docentes. “No está la decisión política de hablar con sindicatos que no sean oficialistas”, aseguró la titular de Udnam, Estela Genesini, quien ratificó que el Frente lanza un paro de 48 horas como respuesta a la negativa del gobierno a dialogar con los docentes. Además, advirtió que el acuerdo UDPM-Gobierno perjudica a los docentes que menos cobran (recibirán 600 pesos de incremento) y favorece a los supervisores, “el sector que va a tener el trabajo de perseguir a los docentes”.

Según reveló Genesini, una de los docentes que se reunieron en Montecarlo –serían unos 300-, el propio intendente renovador Julio César Barreto, “no entiende qué es lo que está pasando”, pues aseguró que no iba a convocar la reunión si no tenía un “compromiso por parte de sus patrones. Barreto dijo que lo dejaron plantado”, contó la sindicalista, al tiempo que añadió que rechazaron la propuesta del alcalde de viajar a Posadas para que allí se concrete el cónclave.

“Queremos el diálogo, no medidas extremas”, dijo Genesini, insistiendo en que una reunión en Posadas, no era lo que habían acordado. “Queremos poder sentarnos ante la patronal, exponer los problemas del sector y que no tengan sólo la visión de (Stella Maris Marilú) Leverberg (la titular de UDPM)”, acotó.

“Evidentemente, no está la decisión política del gobierno renovador de hablar con organizaciones que no sean oficialistas”, fustigó Genesini, apuntando a que este año, a diferencia de otros, sólo el sindicato patronal UDPM ha convalidado los magros aumentos ofrecidos por la provincia.

“Ni siquiera han podido juntar a la Mesa de la Entrega”, lanzó Genesini, parafraseando la denominación de la Mesa de la Intersindical Docente, que conformaban hasta Febrero, los gremios UDA, Sadop, AMET, y los sindicatos UDPM y Sidepp “que no tiene afiliados en la provincia y son un sello de goma”.

Respecto de la negativa de UDA, AMET y Sadop de convalidar el acuerdo patronal de UDPM y provincia, Genesini opinó que estás organizaciones “son más consecuentes con lo que piden a nivel nacional”, a diferencia de lo que ocurre con la organización que lidera la ex diputada kirchnerista Leverberg, que pide reapertura de paritarias y aumento del 35% a Nación, y cierra acuerdos por el 18%, desdoblado y con gran componente en negro.

Por otra parte, Genesini advirtió que el acuerdo firmado por el sindicato patronal UDPM, “agranda la brecha entre el que más gana y el maestro de grado, que sigue siendo el sector más postergado. La intención es que reciban más dinero el sector que va a tener el trabajo de perseguir a los docentes en las Escuelas. Esa fue la función de los supervisores en los últimos tiempos, con las personas que quieren otro sistema educativo”, sentenció Genesini, lapidaria con el personal jerárquico de la educación misionera. Cabe acotar que según información oficial del CGE, un maestro de grado que recién se inicia (cargo testigo), tendrá un aumento del 6,6% (unos 600 pesos de incremento), mientras que un supervisor con 10 años de antigüedad, percibirá casi 6 mil pesos de aumento, con un porcentaje cercano al 20%.

“Los sectores que menos ganan son los que peor están y el que tiene cargos jerárquicos, se va más arriba (en salarios)”, enfatizó la dirigente, muy crítica con el acuerdo rubricado el sábado, entre UDPM y provincia.

Por otra parte, Genesini aclaró que el aumento del 21% que anuncia la Ministra de Educación Ivonne Aquino no es en el salario de bolsillo, sino en el básico, que pasará a los 4100,77 pesos.

Tras el desplante del gobierno provincial al FUTE, se analizará en asamblea, qué medidas se tomarán a partir de ahora, pero “ya se había decidido” un paro de 48 horas con el paraguas legal de Udnam, que es una organización que cuenta con personería gremial –MPL, UTEM y Semab tienen la personería en trámite. Genesini ratificó que el paro de 48 horas ya estaba previsto en el caso de que el gobierno falte a la reunión, mostrando una vez más una táctica dilatoria con las organizaciones que reclaman mejor salario y mejores condiciones laborales.Oxt.

Comentarios