Economía

El precio de la ropa acumula 21 meses de suba interanual por encima de la inflación

cargando anuncio

El sector registró un aumento interanual del 64 por ciento. Entre los motivos del incremento se señala a la brecha cambiaria, el retraso de los precios y los insumos a valores internacionales.

Compartir
Compartir articulo
El precio de la ropa acumula 21 meses de suba interanual por encima de la inflación

BUENOS AIRES. La inflación parece no tener techo y, uno de los rubros que ejerce más presión sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el de indumentaria y calzado, que acumula 21 meses de aumento interanual consecutivo por encima de la inflación general.

Según datos oficiales, desde septiembre de 2020 hasta la fecha, la suba de precios promedio anual del sector fue del 64 por ciento, muy por encima del 52 por ciento del IPC general.

Para los especialistas, una de las cuestiones que impacta sobre la consolidación de la tendencia alcista de los precios de las prendas de vestir es la brecha cambiaria y la expectativa de devaluación del peso.

Otro de los factores que incide radica en el retraso relativo de los precios del sector durante 2018 y 2019. Los precios de las prendas de vestir y de calzado experimentaron al menos 25 meses consecutivos de incrementos por debajo del nivel general. Entre los años 2018 y los 2019 los precios del sector habían crecido un 32 por ciento, contra un 43 por ciento de la inflación total.

A todo esto, se suma que la producción de indumentaria y de calzado utiliza insumos que en general tienen precio internacional, como el cuero, algodón y el poliéster, entre otros.

Cabe destacar que el contexto mundial también impactó sobre el precio de la indumentaria. En ese sentido, los precios internacionales en dólares de los insumos centrales crecieron con fuerza durante el último año: el algodón aumentó cerca de 45 por ciento, la lana fina más de 50 por ciento y el cuero duplicó su valor.

No obstante, la pandemia también jugó su rol. En pleno auge del impacto del Covid-19, las restricciones por el lado de la oferta restringieron la posibilidad de mantener niveles estándar de inventarios. Con la normalización de la actividad económica y el repunte en la demanda de bienes textiles, no hubo espacio para recomponer de forma suficiente el stock, limitando la oferta y por lo tanto el mercado convalidó precios más altos.

Comentarios