General

Algunos mitos populares sobre la piel de las frutas

En la actualidad existen algunas tradiciones con respecto a estos alimentos saludables. ¿Cuáles son esas creencias milenarias?

Algunos mitos populares sobre la piel de las frutas

Estamos acostumbrados a consumir algunos alimentos de manera automática, mecánica, sin darnos cuenta que vivimos rodeados de mitos populares.

Desde chicos, tenemos una tendencia a ingerir la fruta cortada con cáscara o sin ella. Sin embargo no es cierto que la capa exterior de este alimento sea un tesoro nutricional, ya que existe una mala información al respecto.

A lo largo de la historia, la ciencia ha tomado varios caminos con respecto a una dieta saludable. Pero ¿cuáles son esas teorías que rechazan que comer fruta con su piel es correcto?

La piel de algunas frutas no son remedios curativos

Se trata de una creencia popular, y una de ellas está asociada a la cáscara de la berenjena. La teoría explica que su piel cuenta con propiedades que benefician el colesterol.

Otra de estas leyendas, dice que las infusiones de cáscara de la granadason eficientes para tratar trastornos gastrointestinales.

Sobre la cáscara de algunos alimentos

Muchos foros y blogs digitales que se dedican a planificar y aconsejar sobre los alimentos ideales para llevar una vida saludable, afirman que la piel peluda de los kiwis, por ejemplo, aporta altos niveles de fibra.

Aunque es un desafío ingerirla y poco agradable al paladar, Manuel Moñino, presidente del comité científico de la Asociación para la Promoción de Frutas, Verduras y Hortalizas 5 al día, niega esta teoría.

En ese sentido, Moñino admite que la cáscara de esta fruta es comestible, pero debe lavarse correctamente para ingerirla.

Dentro de esta clasificación, otra de las frutas que pueden comerse con piel es la sandía. Su corteza interior se caracteriza por tener citrulina, que produce relajación en los vasos sanguíneos.

Más noticias
Comentarios
Policiales