Internacionales

Pompeo dijo que se preparan para un enfrentamiento con Irán

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aseguró hoy que el presidente, Donald Trump, no quiere una guerra con Irán, aunque advirtió que están preparados para un enfrentamiento si Teherán toma una mala decisión.

Pompeo dijo que se preparan para un enfrentamiento con Irán

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aseguró que el presidente, Donald Trump, no quiere una guerra con Irán, aunque advirtió que están preparados para un enfrentamiento si Teherán toma una mala decisión.

“Estamos allí para disuadir la agresión. El presidente Trump no quiere la guerra”, afirmó Pompeo en una conferencia de prensa en Tampa, Florida, a la salida de una reunión del Comando Central de Estados Unidos (Centcom).

La reunión en el Centcom, unidad responsable de las operaciones militares en Medio Oriente, llega un día después de que el departamento de Defensa aprobara el envío de 1.000 militares a Medio Oriente con fines “defensivos” ante las “amenazas” de Irán.

Pompeo aseguró que la presión sobre Irán está siendo “muy efectiva”.

“Esto no son solo dos años y medio o cinco años. Son 40 años de actividad iraní que han llevado a este punto”, dijo Pompeo antes de resaltar que Washington hará todo lo que sea necesario “para proteger los intereses estadounidenses en la región”, informó la agencia de noticias EFE.

Agregó que el motivo de su reunión con el Comando Central es asegurar que haya una “profunda coordinación” con el Departamento de Estado para estar confiados en que pueden responder si Irán toma una mala decisión.

La tensión entre los dos tradicionales enemigos se ha elevado con la llegada de Trump al poder.

Al llegar a la Casa Blanca, luego de repetidas amenazas, el republicano abandonó el acuerdo nuclear firmado en 2015 por seis potencias e Irán tras largas negociaciones.

Ese fue el principio: en abril pasado, anunció el fin de las exenciones para la compra de petróleo iraní, luego incluyó en su lista de terroristas a los Guardianes de la Revolución y su última medida fue el aumento de la presencia militar en la región al tiempo que mantiene una retórica belicista hacia la república islámica.

La escalada llegó a su punto máximo la semana pasada, tras el ataque a dos barcos petroleros -uno japonés y otro noruego- en aguas del golfo Pérsico, un incidente por el que Estados Unidos se apuró a señalar a Irán.

En este sentido, el secretario de Estado aseguró que Washington está listo ante “cualquier amenaza” de Teherán y que su intención es convencer a Irán de que su posición es “firme para evitar posibles agresiones en la región” y que no continúen con su programa nuclear.

Irán mantiene la mayoría de sus compromisos nucleares, aunque tras el retiro unilateral de Estados Unidos del acuerdo, Teherán anunció que si el resto de los firmantes no actuaba para contrarrestar la medida antes del 7 de julio, a partir de esa fecha aumentaría la producción de uranio enriquecido por encima del límite pactado.

En esa línea, anunció ayer que en 10 días habrán llegado a ese límite. Estados Unidos ya tiene desplegados unos 20.000 militares en la región.

Leé también:

Stornelli pidió enviar a juicio oral a Cristina Kirchner

Más noticias
Conversación
Policiales
Espectáculos
Nacionales
General