Sé lo que hicieron el verano pasado

Categorías: Opinión.

Palabras destacadas: verano pasado, asume, 10 de diciembre, cuarenta, zona centro, resto, celo, energía eléctrica, diciembre, verano, dirigentes, 2019, luz, socios, oberá, energía, medio, misiones, centro, y 10.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Política.

Ciudad de Oberá. Miércoles 2 de enero de 2019. Una de la tarde. Cuarenta grados de sensación térmica. Corte general de luz por una falla en una línea que depende de EMSA. El calor sofocante del afuera, donde no corre una gota de aire, te impulsa a meterte en tu casa. Pero el calor de adentro de la casa, sin aire acondicionado ni ventilador, también te expulsa. No sabes dónde meterte. Padeces un infierno reiterado cuyos diablos tienen nombre y apellido. Y siguen militando, todos, en el mismo partido.

La línea que falló y provocó el corte de luz fue, en este caso, la de 132 kilovatios que alimenta (o eso intenta) a Oberá y el resto de la zona centro de Misiones. Tiene más de cuarenta años de vida (cuarenta!), no se le hace el mantenimiento que corresponde, y se extiende por una geografía que torna difícil encontrar las fallas puntuales.

El Frente Renovador de la Concordia maneja Misiones, Oberá, los municipios de la zona centro, EMSA y LA CELO desde hace tres lustros. Repasa conmigo: 10 de diciembre de 2003 Carlos Rovira asume su segundo mandato personal como gobernador de Misiones, pero el primero por la renovación, 2004, 2005, 2006, 10 de diciembre de 2007 asume Maurice Closs, 2008, 2009, 2010, 10 de diciembre de 2011 Closs asume como reelecto, 2012, 2013, 2014, 10 de diciembre de 2015 asume Hugo Passalacqua, 2016, 2017, 2018 y lo que va del novel 2019. Entender de quién es la responsabilidad principal por no haber invertido en generación y distribución de energía eléctrica para hacer frente a la creciente demanda y por no hacer el mantenimiento debido en las líneas, es sencillo. Salvo para un militante a sueldo o para un subnormal.

La CELO cuenta hoy con más de treinta mil socios. Cada vez que se vota para elegir autoridades de la cooperativa-y se vota todos los años-la participación no supera el diez por ciento. A su vez, cuando aparecieron opciones que se postularon como algo diferente, terminaron aliándose a Rovira. Que es el que blinda a todos. A los que estuvieron (¿alguien sabe por dónde anda Ewaldo Rindfleisch?). Y a los que están. ¿El resto de los socios que no va a votar pudiendo hacerlo? Siguen viviendo adentro del termo. Que ahora se llama Facebook.

En resumen: no hay suficiente energía eléctrica para satisfacer la demanda cuando las temperaturas son extremas. Y no la hay porque durante muchos años ni el estado provincial ni el comunal invirtieron en generación de más energía ni tampoco en distribución (asunto sustantivo). El estado nacional no lo hizo cuando dispuso de los recursos durante el kirchnerismo, y no lo va a hacer ahora, en medio de un ajuste salvaje como el que está ejecutando el macrismo. A los dirigentes de la renovación les habrá servido alinearse al gobierno nacional antes y ahora. A los misioneros no.

La sociedad acompañó la desidia y la corrupción con su voto o con su falta de compromiso. Celebrando, incluso, proyectos faraónicos absolutamente bizarros cuando se carece de luz, agua y cloacas (La Cruz de Santa Ana o el Parque Termal de Oberá, por ejemplo). Y esa misma sociedad produce dirigentes muy cuidadosos del status quo que no sirven para cambiar nada. Algunas voces, pocas, alertaron sobre el tic-tac. La mayoría optó por ignorar todas las alertas hasta que la explosión los obligó a prestarle algo de atención a la realidad.

Hoy es aquél mañana que ayer no te importó.

En medio de reuniones estériles que los dirigentes arman para que la gilada crea que se está haciendo algo,  habrá que bancarse vivir durante horas sin luz y sin agua. Con algunas saludables protestas en el medio, como la del último viernes en el centro cívico de Oberá, pero que reunió solo al 0,1% de los socios de la CELO, mientras el resto se borró o pasaba por al lado y miraban como si fueran turistas holandeses, panameños y australianos y no obereños que sufren lo mismo. Así será hasta que marzo-o abril- y sus temperaturas más benévolas se lleven la preocupación y las quejas. Como sucede hace años. Es una forma de vivir que produce una forma de gobernar.

Sé lo que hicieron el verano pasado.

Lo mismo que van a tener que hacer, el verano que viene.


Walter Anestiades para MisionesCuatro.com

Comentar