Política

Escuela 826: hay clientelismo con alumnos desde 2012

cargando anuncio

Lo advirtió Viviana, la madre de un ex alumno de la escuela en la que este jueves se festejan los 49 años de UDPM, el sindicato cooptado por el partido de la Renovación desde 2003. Según la mujer, no son nuevas las presiones como las que se observaron en los últimos días para que niños del 3er. grado participen en los festejos del sindicato de Marilú Leverberg, y de hecho, en años anteriores, se amenazaba con doble falta a los alumnos que no fueran a los actos del “misionerismo”.  

Escuela 826: hay clientelismo con alumnos desde 2012

Lo advirtió Viviana, la madre de un ex alumno de la escuela en la que este jueves se festejan los 49 años de UDPM, el sindicato cooptado por el partido de la Renovación desde 2003. Según la mujer, no son nuevas las presiones como las que se observaron en los últimos días para que niños del 3er. grado participen en los festejos del sindicato de Marilú Leverberg, y de hecho, en años anteriores, se amenazaba con doble falta a los alumnos que no fueran a los actos del “misionerismo”.  

POSADAS. El acto por el 49º aniversario del sindicato UDPM (Unión de Docentes de la Provincia de Misiones) en la Escuela 826 del barrio Itaembé Miní, que se convirtió en un escándalo por las presiones de directivos para que asistan alumnos del establecimiento, puso de relieve el proselitismo en las escuelas y el clientelismo político desplegado por del Estado “misionerista” y sus funcionarios y aliados.

Según Viviana, madre de un ex alumno del establecimiento, por lo menos, desde 2012, los directivos de la Escuela 826 y autoridades provinciales despliegan este tipo de presiones para que los estudiantes de primaria y docentes, asistan a actos políticos de la Renovación. En esta línea, la mujer reveló que incluso, se amenazaba a los alumnos con sancionarlos con una doble falta, si se negaban a formar parte de los actos proselitistas de la Renovación y de la agrupación Adomis, que controla UDPM desde el 2003.“La Escuela 826 siempre se manejó con colores políticos. Se pedía a los niños que asistan (a los actos) con otros gobernadores (Maurice Closs –el antecesor de Hugo Passalacqua), pero del mismo color político. Se le pedía a los niños que asistieran y a los padres también”, remarcó Viviana, insistiendo en que se trata de proselitismo y clientelismo, porque los actos en cuestión, no eran institucionales.

Para la joven mamá, son fehacientes las presiones que sufrieron los padres y alumnos de la institución, materializadas con escandalosas órdenes por escrito en las que los directivos consignaban hasta la vestimenta con la que deberían asistir los niños a un acto proselitista como la celebración de UDPM de este jueves.

En otras oportunidades, se amenazaba con “doble falta a niños. Con ese tipo de presiones venían los niños de la Escuela”, aseguró Viviana, añadiendo que en esta escuela, se ha ejercido fuertes presiones sobre los docentes, para no hacer paros.

“UDPM maneja los cargos de los docentes. En la Escuela 826, hay muchos cargos que se consiguieron de manera oscura, otorgados por la UDPM. Los docentes quedaron cautivos por esto. Tienen que responder al gremio”, sentenció la joven sobre las presuntas maniobras clientelares del sindicato que conduce Leverberg, en complicidad con el Consejo General de Eduación y el Ministerio de Educación.

En la Escuela 826, “nos acostumbramos a esto, que en el barrio continúa”, remarcó la joven.Por su parte, la directora del establecimiento, Daniela López, brindó las excusas del caso, señalando que hubo una “confusión por parte de los padres” respecto de la “invitación”, por lo que decidieron que la mayoría de los alumnos se queden en las aulas y no participen activamente en el acto del sindicato adicto a la Renovación. No obstante, abanderados y otros alumnos, fueron parte de la celebración de Leverberg y su séquito.

Según López, se preparó una fiesta sorpresa para tres docentes que cumplían 25 años en la actividad, y al momento de ser invitados los alumnos, hubo una mala interpretación por parte de los padres.

Cabe recordar que en el acto por el 49º aniversario de UDPM, participaron la secretaria general del sindicato, Stella Leverberg, la Ministra de Educación Ivonne Aquino, el presidente del CGE, Mauricio Maidana, el intendente de Posadas, Joaquín Losada y el Subsecretario de Educación, Christian Dechat, junto a decenas acólitos de la agrupación Adomis.

De hecho, el propio gobernador Hugo Passalacqua iba a encabezar el acto, según lo informaron los organizadores en las “invitaciones” –en realidad, órdenes- a los alumnos. Al conocerse el escándalo que pone de relieve el clientelismo político, el proselitismo en las escuelas primarias y la violación de los derechos de los niños a la libertad de conciencia, Passalacqua decidió bajarse y no quedar pegado con la maniobra de UDPM y Adomis.

Leé también:

Hacen participar de un acto sindical a alumnos del 3º grado

jmm.

Comentarios