Política

Los aliados K presionan con el quórum en Diputados

Los 129 diputados que necesita el oficialismo para modificar el régimen de las “jubilaciones de privilegio”, no están garantizados para futuras votaciones. Los aliados se quejan de que el Gobierno no cumplió acuerdos políticos.

Los aliados K presionan con el quórum en Diputados

BUENOS AIRES. Los bloques aliados del Frente de Todos, fundamentales para el quórum en Diputados, entraron en crisis por una serie de acuerdos incumplidos con las provincias ante la parálisis del Gobierno. El tema es delicado porque el miércoles entra en comisión la ley que limita las jubilaciones de privilegio de embajadores y jueces, que será tratada el jueves en el recinto.

De acuerdo con una publicación de LPO, habrá quórum para debatir el proyecto del oficialismo, pero las autoridades de la Cámara están preocupadas porque saben que podría ser la última vez que lo haya. Admiten que el malestar de los aliados fue creciendo en los últimos tiempos.

Se trata fundamentalmente de diputados de dos interbloques aliados que ya manifestaron su disconformidad por distintos temas, aunque con un denominador común: se quejan de que Alberto Fernández no cumple con acuerdos previstos para sus provincias.

La crisis se siente sobre todo en el Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que preside el mendocino José Luis Ramón y junta ocho diputados. Entre ellos están los tres misioneros del Frente de la Concordia liderados por Ricardo Wellbach, que se especula que darán su voto positivo, aunque tienen un tema no resuelto con el Gobierno por la presidencia de Yacyretá.

El reclamo de los renovadores K y de los demás aliados

Los misioneros buscan imponer en la represa al empresario Luis Lichowski –actual Ministro de Industria de la provincia– quien sería el candidato impulsado por el conductor de la Renovación K y presidente de la Legislatura Carlos Rovira. El nombramiento avanzaba, pero se frenó en las últimas semanas. Se trata de un hombre con pésima imagen en la provincia, incluso, al punto de estar denunciado por exigir coimas a industriales.

En tanto, el santacruceño Antonio Carambia, es otro exponente del bloque que quedó dolido. Pidió al Gobierno fondos para Las Heras, su localidad, pero el ATN (Aportes del Tesoro Nacional) se trabó, según algunas versiones por la incidencia de Alicia Kirchner.

En ese grupo también está la tucumana Beatríz Ávila, esposa del intendente capitalino Germán Alfaro. Pidió ayuda económica para el municipio y tuvo una respuesta afirmativa pero tampoco llegaron los fondos. En la capital tucumana no saben si Nación dilata el tema o la frena el gobernador peronista, Juan Manzur.

A estos diputados se les suma Alma Sapag, que tiene un monobloque por el Movimiento Popular Neuquino pero suele votar en tándem con los legisladores de Ramón. En su caso la queja es por los 2000 puestos de trabajo frenados en la provincia y la promesa de Alberto de mandar una ley para Vaca Muerta.

Entre los 11 integrantes del Interbloque Federal que conduce Eduardo “Bali” Bucca también hay descontento, sobre entre los cordobeses de Carlos Gutiérrez, que acumulan una serie de enojos por temas de su provincia como la deuda previsional.

¿El final del quórum automático?

El escenario preocupa porque el Gobierno no tiene 129 votos para el quórum y está forzado a hacer acuerdos desde el primer día. Si bien el jueves se espera que haya suficientes aliados que acompañen la ley para modificar las jubilaciones de privilegio, de ahora en más, el oficialismo no tendría garantizados esos votos.

De acuerdo a un integrante del bloque oficialista, el problema también se genera porque la Rosada no tiene ningún operador político directo para cerrar los acuerdos con las provincias. Alberto delegó en Máximo Kirchner y Sergio Massa la búsqueda del quórum, pero que lo consigan depende de que la Rosada le cumpla a los gobernadores.

Comentarios
Más noticias