Política

Marcha de la bronca: la Renovación termina una semana acorralada

Pese al intento de desviar la atención hacia el gobierno nacional, la intensa semana, con protestas y movilizaciones todos los días, interpeló al gobierno de Passalacqua. Docentes, estatales y comerciantes, en todos los reclamos, hay responsabilidades de la provincia.

Marcha de la bronca: la Renovación termina una semana acorralada

Pese al intento de desviar la atención hacia el gobierno nacional, la intensa semana, con protestas y movilizaciones todos los días, interpeló al gobierno de Passalacqua. Docentes, estatales y comerciantes, en todos los reclamos, hay responsabilidades directas de la provincia. Losada aportó la única buena noticia.POSADAS. De lunes a viernes, todos los días hubo multitudinarias marchas y en todas se hizo foco en las responsabilidades directas del gobierno provincial. Si bien, muchas de las movilizaciones fueron en simultáneo con actividades y reclamos nacionales, en Misiones los diversos sectores también apuntaron a la falta de atención del gobierno de Hugo Passalacqua.

El relato renovador es muy claro; la culpa la tiene Macri. Sin embargo, en el ámbito de la docencia el paro de trabajadores acusó directamente a las autoridades de UDPM y del CGE por el «magro» aumento salarial de apenas el 13% que se estableció para el inicio del ciclo lectivo 2017.

Tanto UDPM como las autoridades intentaron minimizar el reclamo local y hasta marcharon a Buenos Aires para adjudicarle responsabilidades al gobierno de Cambiemos; la propia ministra de Educación llegó a decir que «desconocía» el paro convocado por los docentes del FUTE. La eterna “Marilu” Leverberg, por ejemplo, el lunes encabezó el alquiler de colectivos para llevar docentes a Capital Federal y ya para el miércoles estaba acomodada al calor de de los palcos oficiales del poder en el acto escolar del gobierno renovador.

La intentona del gobierno educativo provincial generó una fuerte reacción y lejos de caer en la trampa de “lo nacional”; la medida de fuerza se extendió hasta la próxima semana con cortes de ruta en el complicado Montecarlo, terreno del siempre combativo MPL. “Leverberg acordó acá un 13% y hace paro en Nación por un 35%” dijo Estela Genesini, de UDNAM y el FUTE, en el marco del corte del Ruta 12 al explicar que nadie cayó en la trampa del “paro nacional”.

La marcha de la CGT y la CTA también tuvo un alto impacto político y otra vez la renovación intentó mirar hacia afuera, sin embargo los gremios locales dejaron en claro que el incremento salarial del 18% no es suficiente para calmar los ánimos y le recordaron a Passalacqua que el gobierno provincial impulsó un incremento presupuestario del 25%, por lo que los trabajadores esperan al menos, idéntico porcentaje de incremento y no el porcentaje firmado en soledad con el siempre “funcional” sindicato de UPCN.

Esta semana que arranca con 72 horas de paro, movilizaciones, asambleas, y distintas modalidades de protestas en disconformidad con este techo salarial impuesto desde el gobierno con la complicidad abierta de sindicalistas patronales”, aseguró el titular de CTA, Jorge “Coki” Duarte. “Sería saludable para la democracia que podamos sentarnos a discutir estas cuestiones no con los sindicalistas amigos que dicen todo que sí, bajan la vista y acuerdan a espaldas de sus afiliados”, se quejó el sindicalista.

Como si todo esto no fuera poco, también salieron a marchar los comerciantes de Posadas. Molestos, se manifestaron en la plaza 9 de Julio reclamando una reducción de la fuerte presión fiscal a la Dirección General de Rentas y complicando el “cómodo” escenario en el que se mueve el gobierno cuando debe enfrentar el tema de las asimetrías, ya que denunciaron falta de representatividad de los integrantes de la Cámara de Comercio.

Hizo falta apenas unas  declaraciones de un par de empresarios para sacudir todo el esquema de poder en torno a la problemática. Carlos Palombo y Jorge Jantzon cuestionaron a la cúpula empresarial de la entidad y opinaron que la CCIP “toda la vida se usó como trampolín político”. Estas palabras cayeron como una bomba en el gobierno: Es que las autoridades siempre hacen alguna que otra reunión con los integrantes de la CCIP y todo parece estar solucionado. Las respuestas no llegan, pero “juntos” con la Cámara de Comercio entretienen a todos con más “reclamos” al gobierno nacional sin la necesidad de tomar medidas concretas en la provincia.

La única “buena noticia” con la que el gobierno cierra la semana fue de la mano del menos esperado: El intendente Joaquín Losada que logró sellar un acuerdo salarial con el gremio SOEMP y tomar un poco de aire en la pobre gestión municipal. El acuerdo prevé una recomposición salarial de 2600 pesos en cuatro tramos, un aumento del 18% en total. “El acuerdo no sólo se pidió en términos de plata, sino que hay otros puntos importantísimos”, dijo Daniel Porto tras sellar el arreglo.

Por lo bajo, entre los funcionarios dicen públicamente que “todo esto” es parte de la campaña electoral y que no hay razones reales y concretas para preocuparse. Como una vez dijo “el conductor”: “Los docentes que haces paro nunca nos votaron y ganamos igual”, esa es la lectura de la renovación, pero al igual que el gobierno de Macri, debe entender que los tiempos cambiaron y que esta semana negra que se cierra no puede repetirse demasiado y marca el ritmo de reclamos que no están cerca de detenerse.XP

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
Nacionales