Provinciales

“Cada vez somos menos los contribuyentes y más los que viven de la teta del Estado”

Lo advirtió el presidente de la CCIP, Carlos María Beigbeder, quien consideró que medidas coyunturales como la Emergencia Alimentaria, no solucionará los “problemas estructurales” que según su visión, giran en torno a la presión fiscal y a la contención de los desempleados a partir de planes sociales.

“Cada vez somos menos los contribuyentes y más los que viven de la teta del Estado”

POSADAS. “Cada vez somos menos los contribuyentes y más los que viven del Estado; esto va a terminar mal, la clase media va a salir a la calle como en 2001”, sentenció Carlos María Beigbeder, el presidente de la CCIP, quien cuestionó con dureza la presión fiscal y el incremento de la cobertura social para el desempleo a nivel provincial y nacional.

Inflación sin control

En diálogo con MisionesCuatro, Beigbeder se mostró preocupado por el incremento de la inflación que se observa desde las PASO del 11 de Agosto y aseguró: “Nuestros proveedores han subido los precios y vuelven a subirlos a fin de mes. Hay varios proveedores que vuelven a remarcar Es lamentable tener un país con este esquema inflacionario y uno se pregunta cuándo terminan de aumentar los precios”, se quejó.

“Esto es consecuencia de políticas erradas. Y creo que va a seguir produciéndose estos cambios de precios hasta después de las elecciones, cuando se estabilicen los precios. Después de las elecciones va a estar más arriba el dólar, más arriba los precios y más arriba todo”, enfatizó Beigbeder, bastante lúgubre respecto del futuro económico del país.

Según Beigbeder, los productos que primero sintieron la escalada del dólar, son los enteramente importados, pero también otros, que tienen componentes importados, por la restricción en la compra de dólares.

“El compañero Moreno hizo estragos con las empresas”

Sin embargo, el titular de la CCIP vinculó este proceso de cierre de importaciones con el proyecto político votado en forma mayoritaria en las PASO de Agosto, y en particular, al proteccionismo impuesto por el ex secretario de comercio Guillermo Moreno y su jefa, la ex presidenta Cristina Kirchner.

“Nosotros (los comerciantes) lo sufrimos a Moreno muchísimo. Impuso un montón de restricciones a todos, menos a los amigos. Incluso maltrataba a los productores de carnes, de harina… hubo un manoseo vergonzoso de la Secretaría de Comercio. Pero los argentinos tenemos poca memoria”, reflexionó el empresario.

“El compañero Moreno hizo estragos con las empresas y también hizo subir los precios con la restricción de las importaciones”, lanzó Beigbeder, apuntando sus críticas al kirchnerismo duro que integra el proyecto del Frente de Todos.

Como otros empresarios y comerciantes, Beigbeder insistió en que los controles de precios por la fuerza –como Precios Cuidados-, tienden a fracasar. En cambio, “fue una buena medida sacarle el IVA a los productos de primera necesidad, aunque deberían haberlo hecho hace un año o año y medio antes”, acotó.

Para Beigbeder, Electrónica y electrodomésticos, indumentaria y calzados, son los sectores más complicados por la espiral inflacionaria suscitada tras la devaluación del peso que se vio a partir del 12 de Agosto.  

La presión fiscal y la falta de generación de empleo genuino

Por otra parte, Beigbeder lanzó duras críticas a medidas como la declaración de la Emergencia Alimentaria, pero en especial, contra los planes sociales que el Estado destina a los desempleados.

“La Argentina tiene un problema estructural de impuestos. Somos un país caro, no porque los productores se llenen de plata, sino porque nos llenan de impuestos. Dependiendo del producto, tenés un 70% de impuestos. Es una locura. El Estado es perverso: en vez de bajarte los impuestos, te prolongan la agonía con plazos para pagarlos, pero no solucionan el problema de fondo”, disparó.

En esta línea, Beigbeder relacionó la presión fiscal con la asistencia al desempleo, justamente en una provincia donde según el Ministro Coordinador de Gabinete, Adolfo Pischik, el 53% de la población activa, está empleada de alguna forma por el Estado. “El problema es que tenemos un montón de gente que vive de la teta del Estado y que no puede seguir viviendo (así). Son cuatro gatos locos los que cortan la ruta y encima que esa gente que no trabaja, a la gente que trabaja, les jode la vida”, fustigó.

“Encima, el Estado nos jode con un montón de impuestos, en beneficio de muy poquita gente. El resto de los argentinos tenemos que pagar la fiesta. Cada ciudadano paga un montón de impuestos totalmente abusivos y no nos queda otra salida que declarar la Emergencia Alimentaria”, bramó el empresario, quien admitió que la Emergencia Alimentaria declarada en la Cámara de Representantes, este jueves, está en las antípodas de la creación de un Consejo de Trabajo –iniciativa que jamás se propuso en la legislatura misionera.

Menos contribuyentes, más subsidiados por el Estado

“Es Pan y Circo, lo dijo Perón hace 70 años”, dijo Beigbeder, al tiempo que vaticinó una nueva crisis al estilo del 2001, si no se modifica el problema estructural de la falta de generación de empleo genuino.

“Cada vez somos menos los contribuyentes y más los que viven del Estado y esto va a terminar mal. La clase media va a salir a la calle como en 2001. Este gobierno y el que vengan, van a ser insostenibles. Hay una balanza desequilibrada, somos cada vez menos los que aportamos y más los que viven del Estado. Tenemos generaciones de vagos que siguen cortando calles y rutas. Me molesta muchísimo. No quiero seguir pagando impuestos para mantener vagos, quiero que trabajen. Estoy cansado y me replanteo si seguir trabajando de la misma manera”, remató Beigbeder.

Más noticias
Comentarios

Más de provinciales

Policiales
Espectáculos