Provinciales

Su ex la amenaza pero la línea 137 no la contiene

El grave caso de violencia de género y amenaza de femicidio-suicidio se desarrolla en estos momentos en el barrio San Isidro, donde Evelyn Estefanía Fabialdo (27), denunció a su ex pareja Sergio Gustavo Díaz (47), por amenazarla de muerte a ella y su familia. El delincuente envió audios en los que promete asesinarla a ella y a su hermana embarazada, y afirma que la policía no lo va a detener.

Su ex la amenaza pero la línea 137 no la contiene

El grave caso de violencia de género y amenaza de femicidio-suicidio se desarrolla en estos momentos en el barrio San Isidro, donde Evelyn Estefanía Fabialdo (27), denunció a su ex pareja Sergio Gustavo Díaz (47), por amenazarla de muerte a ella y su familia. El delincuente envió audios en los que promete asesinarla a ella y a su hermana embarazada, y afirma que la policía no lo va a detener.POSADAS. Una grave denuncia de violencia de género y falta de intervención del Estado se conoció este lunes, cuando Evelin Estefanía Fabialdo (27), una empleada municipal precarizada -contratada para tareas de barrido-, que vive con sus dos hijos en barrio San Isidro, reveló que está siendo amenazada de muerte por su ex pareja Sergio Gustavo Díaz (47), que prometió a través de mensajes telefónicos, que la asesinaría a ella y a su hermana embarazada, para luego suicidarse. “Te mato, te juro que te mato, la policía no me va a detener”, se lo escucha amenazar al sujeto, quien ni se inmuta ante la posibilidad de que lo estén grabando -lo que efectivamente ocurrió- y que la grabación llegue a manos de la policía.

Fuentes cercanas a la víctima, señalaron que se radicó la denuncia ante la Comisaría de la Mujer de Itaembé Miní (denuncia nro. 81/19) el día 30 de Enero último, indicando ante las autoridades policiales que Díaz está amenazando de muerte a la joven Fabialdo. El denunciado reside en la localidad bonarense de Bragado, pero en audios que llegaron a este medio, el sujeto promete que viajará a Posadas para cometer un doble femicidio y luego suicidarse.

En la denuncia 81/19, Fabialdo afirma que ha sufrido violencia fisica (quemaduras, marcas de cortes, heridas), violencia económica y sexual. Sostiene que está separada de Díaz desde hace dos meses (fines de Noviembre), con quien tiene dos hijos de 7 y 4 años, “el último no reconocido”. “Sergio siempre me destrató como mujer, me insultaba durante nuestro tiempo de relación (8 años), pero nunca hice nada en su contra porque (…) siempre traté de ayudar(lo) cuando este se descontrola al drogarse y estar ingiriendo alcohol (…) pero tengo mucho miedo ya que hace dos días (28/1), me amenaza (con que) vendrá desde Buenos Aires hasta mi casa y que no va a hablar conmigo (…) que me va a venir a matar porque ya tiene un cuchillo con mi nombre y que no duda en que va a hacerlo porque está cansado de esta vida y más porque no está conmigo”, sostiene el escrito al que accedió este medio.

“Estoy aterrada de que cumpla con sus amenazas porque se droga y así vendrá a mi casa, no sé cuándo, pero sé que él va a regresar porque ya hizo público en su estado de whatsapp diciendo (textual) “hasta siempre y gracias” y (muestra) una fotografía mía como si hubiera fallecido. Por lo que vengo pasando, solicito urgente la prohibición de acercamiento hacia mi persona (…)”, afirma Fabialdo, añadiendo que solicita un botón antipánico.Sin embargo, pese a la denuncia, Díaz siguió amenazando a la joven e incluso la llamó por teléfono prometiendo que la asesinaría a ella, a su hijo y a su hermana embarazada, “porque ya me hiciste enojar. La policía no me va a detener por una pu… como vos”, lanzó el delincuente, quien además, no se mostró preocupado por estar siendo grabado mientras profería las amenazas.

Dado que las amenazas continuaron, Fabialdo y su familia se presentaron ante la Comisaría de San Isidro, la más cercana al domicilio, para solicitar custodia. Pero en la comisaría, según las fuentes, les respondieron que “no podían hacer nada”, hasta tanto no se libre la prohibición de acercamiento judicial. No obstante, este proceso sigue demorado y Fabialdo y su familia viven en estado de terror. De hecho, incluso accionaron un botón antipánico y los uniformados se acercaron al lugar unos 30 minutos después de la alarma.

Ante la consulta de este medio sobre si la víctima, había realizado un denuncia ante la línea 144 (Asistencia y Prevención de Violencia de Género) o ante la línea 137 (Atención de Emergencia a Víctimas de Violencia de Género), que conduce la ex diputada del PAyS, Myriam Duarte, nos respondieron que la única respuesta que recibieron es que “hicieran la denuncia”. Este medio repreguntó a la fuente, muy cercana a la víctima, si desde la línea 137 les habían acercado asesoramiento jurídico a través de profesionales, o siquiera, contención con trabajadoras/es sociales, y la respuesta fue negativa. Es decir, ante esta situación, desde la línea 137 no enviaron a profesionales para el seguimiento del caso y la contención de la víctima.

La respuesta institucional de la línea 137

Curiosamente, en el sitio institucional de la línea 137 (policiamisiones.gob.ar), se indica que “cualquier persona que sea víctima o tenga conocimiento de una situación de violencia familiar puede comunicarse las 24 horas los 365 días del año de manera gratuita a la línea 137. El llamado es atendido por psicólogos o trabajadores sociales que brindan orientación y contención”, afirman en el sitio oficial.

“En una situación de urgencia o emergencia se desplaza el móvil de atención a víctimas de violencia familiar, que es un equipo de profesionales (también de Psicología y Trabajo social) acompañado por personal policial que se trasladan en un móvil policial al lugar dónde está la víctima. Una vez allí, la policía garantiza las condiciones de seguridad para que el equipo se haga cargo de la situación y ofrezca contención a las víctimas. Si la víctima desea formular una denuncia la acompañan a la Oficina de Violencia Familiar”, sostienen desde la 137, aunque queda claro que este protocolo no se aplica para los casos de amenaza o violencia psicológica.

“Una vez que finaliza la intervención en la urgencia, comienza la etapa de seguimiento en la que se ocupan del estado de la víctima en particular, de saber si no ha denunciado la violencia y si ha retornado a su hogar, ofreciéndole contacto con distintas instituciones”, prometen desde el sitio institucional de la 137. Evidentemente, en el caso denunciado en San Isidro, no hubo un acompañamiento a la víctima. Aunque claro, hasta el momento, Fabialdo no enfrentó una situación límite.

jmm.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Nacionales