Provinciales

En Misiones, el FFS representaba un 8,1% del gasto de capital

cargando anuncio

El dato surge de un informe del Iaraf sobre el Fondo Federal Solidario o fondo de la soja, que fue eliminado por decreto de necesidad y urgencia del gobierno nacional. Representaría un recorte de 605 millones de pesos anuales, de los cuales 230 millones, se repartieron a los municipios el año pasado. Nación espera compensar esta quita con el incremento en la recaudación por las retenciones.

En Misiones, el FFS representaba un 8,1% del gasto de capital

El dato surge de un informe del Iaraf sobre el Fondo Federal Solidario o fondo de la soja, que fue eliminado por decreto de necesidad y urgencia del gobierno nacional. Representaría un recorte de 605 millones de pesos anuales, de los cuales 230 millones, se repartieron a los municipios el año pasado. Nación espera compensar esta quita con el incremento en la recaudación por las retenciones.El Fondo Federal Solidario (FFS) o Fondo de la Soja, representó el 8,1% del Gasto de Capital en Misiones, en el periodo 2016-2017, según un análisis del Iaraf (Instituto Argentino de Análisis Fiscal). El dato pone en perspectiva, el impacto del recorte de unos 605 millones de pesos anuales que llegaban a la provincia, a través del FFS –de los cuales, 230 millones se repartían entre los 75 municipios existentes en ese periodo.

A través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, el Gobierno Nacional eliminó el Fondo Federal Solidario (FFS), conocido también como “Fondo Sojero” que desde abril de 2009, se transfería a provincias y municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación sobre el complejo sojero.

Esta transferencia automática, que se distribuía entre ellas con los coeficientes de la coparticipación, pasó a complementar los envíos de la coparticipación de impuestos, y les permitió (a las provincias) un aumento en la participación sobre los recursos recaudados a nivel nacional.

Transferencias automáticas

Según el Iaraf, el FFS se convirtió en un elemento dinamizador de las transferencias automáticas a provincias, llegando a representar casi un 7% de las mismas, en el año 2010.

A partir de allí cayó en relevancia junto a la evolución de los precios internacionales de la soja, que comenzaron a bajar relativamente a partir de los picos históricos mostrados precisamente a finales de la primera década de este siglo.

Finalmente, cuando en los últimos dos años a la anterior situación en el mercado de la soja se sumó la reducción de las alícuotas de las retenciones sobre las mismas, en conjunto con el incremento en los fondos automáticos transferidos a provincias fruto de la devolución gradual y creciente de la pre-coparticipación del 15%, llegaron a su mínima importancia relativa en el periodo, por debajo del 2,5% del total de fondos automáticos.

Importancia del FFS para el gasto de las provincias

Dentro de la estructura de financiamiento de las provincias, sin embargo, el FFS revestía importancia para el financiamiento de los gastos de capital, que era su finalidad específica.

Esto es cierto sobre todo para algunas jurisdicciones en particular, en las que el gasto de capital provincial resultó relativamente bajo, de manera que el FFS cubrió en promedio en los últimos dos años alrededor del 15 al 20% de su gasto de capital anual (con un extremo en Santa Cruz, donde el FFS financió en 2016/2017 más de la mitad del gasto de capital provincial, que se encontraba en mínimos históricos).

En el resto de provincias llegó a financiar el equivalente a alrededor del 5% al 10% del gasto de capital. Tal es el caso de Misiones, donde el Fondo de la Soja representa el 8,1% del Gasto de Capital, de acuerdo con la Iaraf.

Medidas para compensar el recorte

La medida actual elimina un fondo específico que si bien no formaba parte de la coparticipación legal, sí constituía un recurso que llegaba automáticamente a las provincias, situación que siempre es considerada preferible al envío de fondos de manera discrecional.

Dos medidas complementan los anuncios para lograr incrementos en la recaudación: el diferimiento de la reducción gradual de las retenciones a la soja, y la reducción de los reintegros a los exportadores.

La segunda medida, al lograr aumentar la recaudación neta que se coparticipa, acercará de manera automática y a través de la ley de coparticipación, más recursos a provincias. Esto compensará en parte los menores ingresos por el FFS, que a partir de ahora ya no llegarán a las provincias.

Región Norte Grande/gw.

Comentarios