Deportes

Boca consiguió un trabajoso triunfo ante Estudiantes

Se impuso por 1 a 0 con tanto de Wilmar Barrios, que fue la figura de la cancha. El xeneize no hizo un gran partido pero tuvo fortuna y acertó sobre el final del partido.

Boca consiguió un trabajoso triunfo ante Estudiantes

Se impuso por 1 a 0 con tanto de Wilmar Barrios, que fue la figura de la cancha. El xeneize no hizo un gran partido pero tuvo fortuna y acertó sobre el final del partido.QUILMES, BUENOS AIRES. No fue el mejor partido de un Boca con muchas ausencias obligadas, pero terminó el año que lo tuvo arriba durante los 12 meses de la mejor manera: le ganó a Estudiantes como visitante en la cancha de Quilmes y, con 30 puntos, le sacó tres al escolta San Lorenzo. El Pincha, por su parte, suma 17 unidades.

Además de las bajas por tiempo prolongado de Fernando Gago y Darío Benedetto, que le quitan juego y gol, el equipo de Guillermo Barros Schelotto debió disimular la falta de otro titular afirmado: Leonardo Jara. El polifuncional marcador sufrió una lesión en el aductor izquierdo que lo dejó al margen y Gino Peruzzi ocupó su lugar.

No sólo por esas ausencias el compromiso asomaba difícil. Estudiantes se ha acostumbrado a poner en aprietos al Xeneize. Si bien existe una ventaja amplia para Boca en la estadística, en los enfrentamientos de esta última década salen ganadores los platenses: nueve triunfos contra cinco, más tres empates. Hay un dato que sorprende: Boca visitó a Estudiantes en seis de los últimos ochos cruces.

Y el primer tiempo fue así de complicado como sonaba en la previa para el puntero. Estudiantes se impuso en casi todos los rincones de la cancha y no se fue al entretiempo en ventaja por la mala suerte. Ya a los dos minutos la falta de picardía de Lisandro Magallán para hacerle un foul al borde del área a Mariano Pavone culminó en el palo salvador para el arco de Agustín Rossi.

El partido arrancó caliente porque en el rebote se armó la discusión por una supuesta mano de Paolo Goltz, pero que el árbitro no marcó de manera atinada. A los 15′ Rossi tapó un disparo de Rodríguez que había seguido la jugada cuando Vergini (entró por le lesionado Goltz), muy infantil, se quedó protestando que la pelota se había ido al lateral y se despegó de la marca. Insólito.

Dos minutos después el arquero xeneize volvió a salvar tras un buen cabezazo de Leandro Desábato que mandó al córner y a los 26′ Pavone le pegó mal (le dio en el hombro y no en la cabeza) y no le embocó al arco en un centro que conectó en el área chica. Muchas situaciones para la ventaja que, por mala ejecución o aciertos del arquero, no se le dieron a los rojiblancos.

Y hubo más: a la 38′ pareció que Vergini empujó a Pavone dentro del área, pero el árbitro muy cerca desestimó el reclamo del delantero. Y a los 43 llegó la mejor para el conjunto de Lucas Bernardi. Otro vez el palo jugó para el lado de Boca tras la llegada de Pavone que pegó primero en Rossi y luego en el poste.

¿Y Boca? Muy poco, siempre corrió detrás de lo que lo obligó el ritmo del Pincha, que se impuso. Cuando pudo hilvanar más de dos pases seguidos generó una situación de peligro. Frank Fabra desbordó y Vadalá no le pudo dar bien cuando se anticipó a su marcador en el primer palo. Pobre.Boca salió al complemento con otra actitud y juego, y en tan sólo cinco minutos hizo más que en todo el primer tiempo. Primero con un disparo de Cardona por arriba y después con un centro de Cristian Pavón que desbordó por la derecha y, cuando entraba Guido Vadalá para empujar, Facundo Sánchez cerró enviándola al córner.

El equipo de Guillermo Barrios Schelotto pudo adelantarse en el terreno y ganó rebotes de segunda jugada que perdió durante el primer tiempo, además de buscarlo permanentemente a Pavón por la derecha y que el juvenil responda siempre. Pero así y todo, Estudiantes a los 23′ tuvo otra chance para ponerse en ventaja. El cabezazo de Jonathan Schunke en un tiro de esquina se desvió en Pavone y le quedó mansito a Rossi.

Y cuando nada hacía suponer que se abriría el marcador, a la salida de un córner tras un despeje la pelota le quedó a Wilmar Barrios, que le pegó de primera, se desvió en el Chapu Braña y se metió por al lado del palo izquierdo de Andújar. Boca supo aguantar hasta el final, a Estudiantes no le alcanzó con el entusiasmo y todo terminó con el 1 a 0 para la visita.

Fuente: Clarín

Más noticias
Comentarios

Más de deportes

Policiales
Nacionales