Cultura y Espectáculos

Paul Newman cedió parte de su sueldo a Susan Sarandon en 1998

cargando anuncio

La desigualdad entre los salarios de hombres y mujeres en Hollywood es un tópico que se viene discutiendo mucho en los últimos años. En una entrevista radial con BBC Radio 5, Susan Sarandon contó una experiencia personal relacionada al tema, y mencionó el gran gesto que tuvo Paul Newman con ella dos décadas atrás.

Paul Newman cedió parte de su sueldo a Susan Sarandon en 1998

La desigualdad entre los salarios de hombres y mujeres en Hollywood es un tópico que se viene discutiendo mucho en los últimos años. En una entrevista radial con BBC Radio 5, Susan Sarandon contó una experiencia personal relacionada al tema, y mencionó el gran gesto que tuvo Paul Newman con ella dos décadas atrás.“Emma Stone contó una vez que recibió el mismo salario que sus estrellas masculinas porque ellos insistieron en ello y renunciaron a una parte. Eso me pasó a mí con Paul Newman en un momento, cuando hice una película con él hace años”, reveló la actriz.

Si bien no dijo el nombre del film, se trata de Crepúsculo, estrenada en 1998, la única película en la que compartieron cartel. Según contó Sarandon, los actores tenían un contrato llamado “naciones favorecidas”, que implicaba que todos los protagonistas -Newman, Gene Hackman y ella- debían ganar lo mismo que el actor con el salario más elevado. Sin embargo, durante el rodaje ella descubrió que esta cláusula sólo aplicaba a los hombres.Ni bien se enteró de esto, Newman enseguida se hizo cargo. “Te daré parte de mi sueldo”, contó que le dijo la actriz, que también expresó lo buena persona que era su colega. “Era una joya”.

Sarandon, que tiene 71 años, es una fiel defensora de los derechos de las mujeres, y forma parte de los movimientos Me Too y Time’s Up.

“Siempre habrá un sillón cama en Hollywood . Creo que lo que desaparecerá es el intercambio sexual no deseado. Creo que entregarse sexualmente o sentirse atraído por el poder y querer tener sexo con alguien que está en el poder, también es una opción”, expresó durante la misma nota.

“Lo que no queremos es que nos exploten y que los Harvey Weinstein del mundo se aprovechen de la situación y fuercen a las mujeres a hacer lo que no quieren. Eso es lo más despreciable”.

La Nación / vm.

Comentarios