Internacionales

Turquía toma la ciudad siria de Afrin

cargando anuncio

La población kurda anuncia que continuará con la resistencia. Realizan una evacuación de la población civil.

Turquía toma la ciudad siria de Afrin

La población kurda anuncia que continuará con la resistencia. Realizan una evacuación de la población civil.«La resistencia de Afrin continuará hasta que cada centímetro se libere y la gente de Afrin vuelva a sus hogares». Con esas palabras, las autoridades de la ciudad siria de Afrin, de mayoría kurda, anunció la evacuación de la población civil luego de que el ejército de Turquía, apoyado por el Ejército Libre Sirio (ELS), tomara la capital el pasado 18 de marzo, informó la Agencia Armenia.

«La heroica resistencia de Afrin contra el ejército turco y sus colaboradores, remanentes de ISIS y Jabhat Al-Nusra reunidos bajo el nombre de Ejército Libre Sirio, ha entrado en su día 58», declaró la Administración Autónoma Democrática de Afrin. «Los ataques contra Afrin comenzaron el 20 de enero con una alianza con Rusia y el silencio de los poderes regionales. Rusia abrió el espacio aéreo para que el Estado turco cometiera una masacre contra nuestro pueblo con todas sus armas, y sacrificó a la gente por sus intereses».

Desde las redes sociales de la resistencia de Afrin se publicaron decenas de videos de los invasores saqueando la ciudad, así como también se denunciaron una serie de crímenes de guerra por parte de Turquía, entre ellos, bombardeos a hospitales y escuelas, masacres, mutilaciones y violaciones contra civiles y uso de armas químicas: «El Estado turco pro-ISIS está usando grupos jihadistas para cambiar la demografía en Afrin y establece a estas fuerzas reaccionarias y sus familias en el lugar de las personas. Se están aplicando políticas genocidas contra un pueblo».

Población multitudinaria

En el cantón de Afrin viven unas 200.000 personas entre kurdos, que son mayoría, y asirios, turcomanos, árabes, armenios y yazidis. Las autoridades contabilizaron además unos 500 civiles muertos por los ataques de Turquía, «incluidos niños, mujeres y ancianos», 800 luchadores de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF) caídos en combate y más de 1000 civiles heridos.

«Por último, pedimos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que no permanezca en silencio y que presione al Estado turco para que termine la guerra de genocidio físico, cultural y político contra nuestra sociedad. La ONU debería terminar con su hipocresía y tomar las decisiones necesarias con respecto al derramamiento de sangre en Afrin y Ghouta Oriental», pidieron las autoridades de Afrin.

Turquía anunció que continuará su campaña militar hacia la ciudad de Manbij, recuperada por el SDF apoyado por Estados Unidos en 2016, en ese momento contra el Estado Islámico. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenazó con hacer pagar un «precio muy caro» a quienes se opusieran a la invasión turca y encarceló a unas 800 personas en Turquía que protestaron en redes sociales contra el avance del ejército turco, así como también líderes y políticos que alzaran la voz. La resistencia de Afrin, por su parte, se organiza bajo el lema #BreakSilenceOnAfrin («rompan el silencio sobre Afrin») para dar a conocer el conflicto.vb

Comentarios