Otro fallecimiento eleva a cinco las víctimas de Hantavirus

Categorías: Nacionales.

Palabras destacadas: respiratoria, hantavirus, esquel, sanitario, chubut, enfermos, terapia, intensiva, sanitarias, autoridades sanitarias, brote, contacto, autoridades, terapia intensiva, enfermedad, víctimas, hospital, dolores, región, y mujer.
Visibilidad: Noticias Destacadas – Segundo Bloque.

Una mujer de 30 años oriunda de la localidad chubutense de Epuyén murió anoche en el hospital de la vecina Esquel, con lo que llegó a cinco el número de víctimas fatales por hantavirus desde mediados de mes, cuando se declaró el alerta sanitario por un brote de la enfermedad en esa región.

El parte oficial de las autoridades sanitarias indica que la mujer permanecía internada en la unidad de terapia intensiva desde el 22 de diciembre y confirma que falleció a causa de hantavirus.

Por la misma enfermedad, hay otras dos personas en terapia intensiva en el hospital de Esquel, ciudad situada en el oeste de la provincia de Chubut, sobre la zona de la cordillera andina.

En el mismo centro sanitario están internados otros tres enfermos en sala de terapia intermedia, por lo que el total de afectados asciende a diez, incluidas las cuatro muertes.

El hantavirus es una enfermedad que se transmite por contacto con la orina, saliva y heces de roedores infectados y también de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril, entre las primeras 48 y 72 horas.

Los síntomas son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y, en etapa avanzada, dificultad respiratoria.

Las autoridades sanitarias de Chubut reforzaron las tareas de prevención y extendieron el alerta por 90 días, hasta marzo próximo, en el área programática de Esquel.

Además recordaron que esa región «es endémica, por lo que se trata de un brote y no de una epidemia» de hantavirus.

Asimismo, recomendaron a la población y a los turistas que «extremen las medidas necesarias para evitar el contagio: mantener los alrededores de la vivienda y galpones ordenados y limpios, usar lavandina para desinfectar y ventilar no menos de una hora los ambientes que permanecieron cerrados por tiempo prolongado».

Además, sugirieron realizar tareas rurales con ropa, calzado adecuado y protección respiratoria con barbijo o pañuelo, y en caso de acampar, elegir un lugar libre de malezas y no dormir en contacto directo con la hierba.

«Se deben respetar las indicaciones de los guardaparques, recorrer senderos habilitados y evitar lugares donde haya malezas», insistieron.

Comentar