Policiales

¿Dónde está Carvallo?

cargando anuncio

El locutor misionero es uno de los fugitivos buscados en todo el mundo por Interpol. Está prófugo por delitos de lesa humanidad.

¿Dónde está Carvallo?

El locutor misionero es uno de los fugitivos argentinos buscados en todo el mundo por Interpol. Está prófugo de la justicia desde el 2014 por cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.El Ministerio de Seguridad ofrece una recompensa de 500 mil pesos por cualquier información que conduzca al periodista Carlos Luis Carvallo, con  29 represores en la lista. El portal Infobae, ubicó esta semana al prófugo misionero entre las caras, historias y crímenes de los fugitivos argentinos buscados en todo el mundo por Interpol.

Tiene captura dispuesta desde noviembre de 2014. Ex numerario de la Dirección de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, Carvallo está buscado por el delito de privación ilegítima de la libertad, acusado de participar de secuestros e interrogatorios bajo tortura en su provincia para reciclarse eventualmente como locutor. Su foto de Interpol lo muestra con auriculares y micrófono, destacó el medio metropolitano de alcance nacional.

Policía de la patota

Carvallo tiene 63 años y nació en Oberá. Durante los años 1976 y 1977 cumplió funciones como oficial ayudante de la Dirección Investigaciones de la Jefatura Departamental Paraná de la Policía.

Según publicó el portal Análisis Digital, también operó como personal civil de inteligencia del Batallón 601, con funciones en el Destacamento 122, con sede en Santa Fe pero que extendía su jurisdicción a Paraná. Su rol como espía era el de “agente de reunión”, es decir, alguien que se infiltraba en sindicatos, universidades y organizaciones políticas y sociales para recabar información que luego transmitía a los militares.

Durante las audiencias del plenario de la causa Área Paraná, en octubre de 2014, Manuel Ramat, un ex detenido político, contó que en junio de 1976 policías vestidos de civil, pertenecientes a la Dirección Investigaciones de la Policía, allanaron la casa de sus padres. Uno que se presentó como “Carvallo” y otro de apellido Ojeda, que dirigía el procedimiento, se lo llevaron detenido, aunque por unas horas.

Testimonio

Tres meses después, el 30 de septiembre 1976, fue ilegalmente detenido en la Jefatura Central de Policía. Hasta que Carvallo fue a buscarlo con un chofer. Después de dar varias vueltas en un auto, el periplo terminó en un lugar que presume sería la Comisaría de El Brete. Allí fue interrogado en un sótano, mediante amenazas, golpes y puntapiés, y obligado a escuchar cómo torturaban a otro secuestrado.

Según contaría años después, “las condiciones eran inhumanas, había que comer con las manos y a ciegas; y las torturas eran a cualquier hora”. En ese lugar volvió a aparecer el mismo “oficial de apellido Carvallo” y en una sesión de tormentos le dijo “que desde 1975 estaban recibiendo instrucción de los militares sobre cómo torturar”, publicó El Diario.

En 1979 se retiró de la Policía, volvió a Misiones y comenzó a trabajar como periodista. Cuando se ordenó su detención, en noviembre de 2014, era el conductor del programa con mayor audiencia de la radio local, “El Show de los impactos”, conducido por Alfredo Abrazián. El juez Ríos irradió la orden de detención a todas las fuerzas nacionales y también Interpol emitió un alerta roja en 190 países para su localización y captura, indicó el portal entrerriano.

Cómo funciona

El Ministerio de Justicia de la Nación tiene una unidad especial para la búsqueda de represores prófugos. Se trata de un programa nacional creado a través de la Ley Número 26.375, en el año 2008, mediante el cual también se creó un fondo de recompensas destinado a abonar una compensación para quien aporte datos que resulten relevantes para la detención de personas buscadas por la justicia.

Fue el juez federal Leandro Ríos quien hizo el pedido al Ministerio de Justicia para solicitar que se incluya a Carvallo en el programa nacional, para lo cual aportó detalles de la imputación que

Para acceder a la recompensa, es necesario aportar los datos en el Juzgado Federal de Paraná o por teléfono con el Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada (Buscar), llamando al (011) 5300-4020. Esos datos deben ser útiles “mediante informes, testimonios, documentación y todo otro elemento o referencia fidedigna y/o fehaciente” de manera que contribuyan a la detención.vb

Comentarios