Policiales

Violento asalto en el Barrio Villa Urquiza

cargando anuncio

Una joven caminaba sobre calle Félix Bogado cuando fue sorprendida por un desconocido que la tomó del cabello y comenzó a golpearla exigiéndole su teléfono celular. Ante la negativa de la joven, el hombre la agredió con un caño de plástico y logró su objetivo. El celular tenía la aplicación de ‘botón de pánico’ por una causa de violencia de género.

Violento asalto en el Barrio Villa Urquiza

El atraco ocurrió en la mañana de ayer sobre calle Félix Bogado. La mujer caminaba hacia su trabajo cuando fue sorprendida por un desconocido que la tomó del cabello y comenzó a golpearla exigiendo que le entregara su teléfono celular. Ante la negativa de la joven, el hombre sacó de su cintura un caño de plástico y la volvió a agredir. Finalmente, el malviviente logró su cometido. El celular tenía la aplicación de ‘botón de pánico’ por una causa de violencia de género.POSADAS. El martes por la mañana, una joven de 25 años caminaba hacia su lugar de trabajo sobre la calle Félix Bogado, en el Barrio Villa Urquiza de Posadas, cuando fue abordada por un hombre que la tomó del cabello y comenzó a golpearla, exigiéndole que le entregara su teléfono celular. La joven se negó e intentó escapar, en ese momento, el desconocido sacó un caño de plástico color marrón y golpeó las piernas de la mujer que volvió a caer sobre la vereda.

El violento delincuente insistió en su objetivo de robarle el celular, arrastrándola de los cabellos, y pisó las manos de la joven varias veces, hasta que la víctima no soportó el dolor y soltó el teléfono. El ladrón tomó el objeto y salió corriendo en dirección a la Avda. López Torres.

El teléfono es negro, marca MOTO G 3, en el cual la joven tenía la aplicación de “Botón De Pánico”, que le había sido otorgada por el Juzgado de Familia Nº 1, en una causa judicial por violencia de género.

La joven fue examinada por el médico policial y se constataron excoriaciones en su rostro, en la mano, en el abdomen, un hematoma en el brazo izquierdo  y las piernas.

Comentarios