Política

Categórico triunfo rovirista en la CELO

cargando anuncio

Se impuso la lista Blanca que responde al diputado rovirista y ex titular de la Cooperativa Eléctrica de Oberá, Rafael Pereyra Pigerl, en las elecciones celebradas este jueves. Escasísima participación de los socios de la CELO.

Categórico triunfo rovirista en la CELO

Se impuso la lista Blanca que responde al diputado rovirista y ex titular de la Cooperativa Eléctrica de Oberá, Rafael Pereyra Pigerl, en las elecciones celebradas este jueves. Escasísima participación de los socios de la CELO.OBERÁ. Y sucedió nomás… Ayer los socios de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá -CELO- le devolvieron el poder que supo tener dentro de la entidad a la renovación. El mismo espacio político que la fundió.

Con apenas un 11,4% de participación (votaron 2.413 socios sobre 21.074 habilitados para hacerlo), la Lista Blanca “Honestidad, Dignidad y Transparencia” que responde al diputado provincial rovirista y extitular de la cooperativa, Rafael Pereyra Pigerl, obtuvo un triunfo amplio en las asambleas electorales de distrito, realizadas  a favor de renovar un tercio del Consejo de Administración, el órgano que conduce la CELO.

La lista vencedora sacó 1.399 votos (55% del total), ganó en 13 distritos de los 17 en que se votó, y obtuvo 152 delegados sobre 212 en disputa. Ganó en los distritos 2, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 15 y 16 (en el colegio Amadeo Bonpland, Escuela 822, Loma Porá, barrio 80 Viviendas, Escuela 688, Escuela 305, Villa Lutz, Club Personal de la CALO, Villa Stemberg, Sucursal nº6 de la CALO, en San Martín, en Los Helechos y en Guaraní).

La Lista Blanca Nº1, que responde al actual presidente de la CELO, Carlos Ortt, obtuvo 754 votos (29,7% del total), ganó en 2 distritos de 17 y obtuvo 29 delegados sobre 212. Solo ganó en los distritos 1 y 3 (en el OTC y en la sede administrativa de la CELO).

Se presentó una lista autodenominada “Independiente” que ganó en 2 distritos; Campo Ramón y Panambí, logrando 190 votos y 31 delegados. También se presentaron la Lista Amarilla, que logró 70 votos, y otra lista postulada como independiente, que sacó 64 votos. Ninguna de las dos obtuvo delegados.

Después de cuatro años, cuando la Lista Blanca amalgamó a todos los sectores y desbancó a las huestes del exalcalde renovador Ewaldo Rindfleisch, ayer reapareció la movilización del aparato político de la municipalidad, con remises contratados y presencia de laderos del actual intendente obereño Carlos Fernández, quién le dio un claro apoyo a la lista triunfante.

Ahora deberá fijarse una fecha para la asamblea general de delegados en la que se elegirán a tres consejeros y en la que  se reemplazaría al presidente Carlos Ortt por alguien del sector de Pereyra Pigerl (se rumorea que el futuro presidente será Pedro “Pilo” Helge Andersson, quién ya ocupó el cargo el año pasado, cuando Pereyra Pigerl dejó el Consejo de Administración tras ser electo diputado provincial).

Decía Oscar Wilde que “nadie es tan rico como para comprar su pasado”. Sin embargo, después del caos en que Rindfleisch y sus administraciones, bancadas políticamente por Rovira, dejaron a la CELO, los que combatieron ese status quo también se aliaron a Rovira y volvieron a ser elegidos por los socios, sin importar lo que pasó y que aún hoy deja secuelas.

Como si Rindfleisch hubiera actuado en soledad y perteneciera no al espacio del titular del parlamento provincial sino al Partido Socialista Obrero Español o al Frente Amplio uruguayo. Como si hoy mismo no se encontrara exceptuado de dar explicaciones a la justicia por la protección de Posadas.

Rovira y la Renovación sí pueden comprar su pasado.

Walter Anestiades

Comentarios