Nacionales

Denuncian penalmente al festival de Jesús María por maltrato animal

cargando anuncio

La Asociación Sin Estribo se presentó como querellante. Piden que se suspenda el festival para proteger a los caballos.

Denuncian penalmente al festival de Jesús María por maltrato animal

La ONG proteccionista de Córdoba Sin Estribo realizó una denuncia penal contra los organizadores del Festival de Doma y Folclore Jesús María por maltrato animal y pidieron la cancelación del evento.

Andrea Heredia de Olazabal, referente de la asociación, confirmó en diálogo con minutouno que la presentación judicial se realizó este miércoles. Además, contó cómo está la yegua que fue usada por el jinete Norberto Eric Cossutta, quien murió durante la doma. «La yegua no está sacrificada, está en un campo y se mandó a hacer el dosaje para el antidoping», agregó.

Sin Estribo se presentó como querellante para que se cancele el festival, ya que entienden que hay una violación a la ley penal 14.346 de maltrato animal.

Marina Garrido, abogada activista y socia fundadora de ALUISA, asociación que lucha contra la tracción a sangre y la faena equina ilegal, explicó por qué considera que no se respeta la ley en este tipo de eventos.

«La ley en su artículo 13 inciso 8 considera actos de crueldad realizar actos públicos o privados como corridas de toros, novilladas y parodias en que se mate, hiera u hostilice a los animales. La jineteada encuadra en este tipo penal porque es una parodia donde se mata -a veces mueren los caballos- se hiere y hostiliza a estos animales», analizó, y luego amplió.

«Es parodia porque el caballo es manso y esa reacción no es natural. Toda esa respuesta violenta -entre comillas- del caballo es una respuesta a que se lo está hostilizando con las espuelas y unas serie de movimientos, gritos y latigazos que le da el jinete. Hay fotos donde se ven que se clavan las espuelas en los costados y los caballos salen sangrando», agregó.

Desde esta perspectiva, Garrido se lamentó que los caballos sufren, están aterrorizados y siendo hostilizados, sumado a que el acto sucede en un ambiente lleno de gente y ruidos. «En las fotos se ve la mirada del caballo, están espantados, sufriendo», aseguró.

Deporte y maltrato

A pesar de la ley nacional, en Córdoba las jineteadas están amparadas por la ley 8.952, donde se las define como un deporte de interés provincial.

Organizaciones protectoras de los animales consideran que deben ser prohibidas ya que corre en riesgo la muerte del animal y el jinete, como sucedió recientemente. Otros casos son de 2010 en ese mismo festival y en 2017 en Puerto Madryn.

«No veo diferencias con las corridas de toros, sinceramente», comparó Garrido. «Cuando existen estas caídas el animal o muere o lo sacrifican, o muere desnucado muchas veces. Otras veces se rompe las patas y lo sacrifican porque nadie va a gastar en operaciones, amputaciones. Las manos que soportan la mayor parte del peso es una lesión más difícil de curar pero las traseras sí es posible porque al caballo se lo ve como un objeto a explotar y ganar dinero. Entonces lo sacrifican», comentó.

Comentarios