Provinciales

Klingbeil: “Desde el Estado provincial y el nacional, se fomenta ser delincuente”

Cristian Klingbeil (APAM) se mostró indignado y afligido con la detención del productor Héctor Kattz, que mató de un tiro a un delincuente armado el cual había recibido el beneficio de la prisión domiciliaria en 2020, por el avance del coronavirus.

Klingbeil: “Desde el Estado provincial y el nacional, se fomenta ser delincuente”

POSADAS. El caso del productor Héctor Kattz, que se defendió con un arma de fuego tras sufrir un asalto a mano armada por parte de dos delincuentes y abatió a uno de ellos –Gustavo Presli-, generó una fuerte reacción de productores agrícolas de la zona de Salto Encantado. Pero además, productores de APAM de otros puntos de la provincia exigen la liberación inmediata de Kattz, detenido en la causa por homicidio. Presli estaba detenido pero lo liberaron en 2020, por el avance del coronavirus en las cárceles.

Al respecto de lo sucedido, el dirigente de APAM (Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones), Cristian Klingbeil, opinó que el productor no debería estar detenido, porque se defendió de maleantes armados que ingresaron en su propiedad. Y cargó con dureza contra el gobierno provincial y el nacional, a quienes acusó de “fomentar la delincuencia”.

Dura crítica a la liberación de presos y la detención de colonos

Lo ocurrido “indigna y da ganas de llorar. Estamos ante una probable nueva vuelta a la Fase 1, con todos encerrados en sus casas, y los delincuentes siguen libres. Desde 2019 venimos denunciando una ola de robo de yerba, de muda, de hoja verde y de animales en las chacras. Y no pasó nada. En vez de darnos una mano nos entretienen con la policía rural y cosas así. Y para completar, liberan delincuentes. Hacen todo lo contrario de lo que pedimos, como ciudadanos de bien, que laburamos día a día. El Estado nos tiene el pie sobre la cabeza y no nos pueden garantizar la seguridad”, fustigó Klingbeil, en diálogo con MisionesCuatro.

En tono crítico a la excarcelación de presos por la pandemia del coronavirus, Klingbeil sostuvo: “A ellos hay que cuidarle la vida. Y ahora a este tipo no le importó ponerle el revólver en la cabeza de la señora del productor y amenazar con quitarle la vida. Por suerte esta vez, la gente de bien la puede contar. Pero indigna que este productor, en legítima defensa, y esté tras las rejas. Es inentendible”, remarcó.

“Repartir lo que no hay, ¿en qué va a ayudar?”

Consultado sobre la llamada policía rural que puso en funcionamiento del gobierno renovador para, supuestamente, frenar la inseguridad en las chacras, Klingbeil se mostró irónico. “Eso es humo nomás. Es entretenimiento y no sirve para nada. En ningún momento mencionaron que van a crear una nueva policía sumando más personal. Es simplemente dividir la poca policía que tenemos”, denunció el producto. Y recalcó: “Repartir lo que no hay, ¿en qué va a ayudar?”

En esta línea, el dirigente de APAM recordó que desde hace tiempo vienen reclamando al gobierno que refuercen los destacamentos rurales, donde “no hay nadie y son muy pocos (policías)”.

“Acá en Guaraní pasó hace poco. Hubo un accidente sobre ruta 14. Tuvieron que ir a hacer control vehicular, no quedó nadie y en el tiempo que estaban custodiando los autos que sufrieron el choque, hubo 3 asaltos en una sola noche”, denunció Klingbeil, ilustrando su punto de vista sobre la inutilidad de crear una nueva unidad de delitos rurales, sin asignar más personal.

Asimismo, según este dirigente yerbatero, en los pueblos de las rutas nacionales 12 y 14, “cuando los llaman para un control en la ruta, las comisarías no tienen personal ni para tomar las denuncias”. “Dividir lo poco que hay, no tiene lógica ni sentido”, insistió Klingbeil.

La policía rural “fue humo para las redes y para entretener a la gente”

Y apuntó los dardos al uso político de la presentación de la policía rural. “Suena lindo para los medios y para la foto. Camionetas nuevas todas pintadas. Pero en ningún lugar dicen que van a agregar 100 o 200 policías a nuestras zonas, que tan liberadas están desde hace mucho tiempo”, fustigó Klingbeil. “Fue más humo para las redes sociales y para entretener a la gente”, disparó Klingbeil, en tono crítico hacia “algunos medios alineados con el gobierno”.

Acto seguido, Klingbeil recordó que con las movilizaciones de productores por toda la “inseguridad e injusticia que se vive en las chacras”, el gobierno reaccionó con la propuesta de la policía rural. “Queremos una forma distinta de abordar los delitos rurales. Acá falla la policía y la justicia. Este productor no tendría que estar detenido ni 5 minutos. Y después cuando agarran a los que nos roban yerba o animales, no queda preso nadie. Pagan una fianza que es un cuarto del beneficio que logró robando yerba, y los liberan a los pocos días”, advirtió.

Para Klingbeil, “desde el Estado provincial y el nacional, digamos que se fomenta ser delincuente”, sentenció. Según el productor, muchos vehículos de la policía terminan quedándose por el deterioro “y eso no es la culpa de la policía, sino del gobierno y las herramientas de cuarta que les dan. En Guaraní, están sólo con un móvil bastante viejo y así pasa en todos los municipios”, enfatizó. Y añadió que cuando hay reclamos sociales de los productores por los robos en las chacras, se hacen operativos con refuerzos policiales, pero que duran un par de día. Cuando se calma el clima social, “volvemos a la misma situación de antes”.

Posibles futuros asaltos en las chacras

Sobre el final de la entrevista, Klingbeil se mostró preocupado por los futuros asaltos y ataques que puedan ocurrir en las chacras, enun contexto de valorización de la yerba mate y de carencia de políticas públicas en seguridad rural. “Nos preocupa mucho, por el abandono de las chacras y este momento de la yerba que puede ocasionar una ola de asaltos en las zonas rurales. Más para los productores que viven en las chacras. Ellos están totalmente desprotegidos”, alertó.

“En estas dos semanas, antes de Pascua, volvió a empezar el robo de yerba. Había parado bastante en Febrero y Marzo, pero ahora en Abril empezó fuertemente. Haciendo daños terribles en las plantaciones. Y ahora que empieza la temporada de plantación, vamos a ver qué pasa. El año pasado hubo un boom de robo de plantines de yerba”, contó.

Para finalizar, Klingbeil anticipó que, si se demora mucho la liberación de Kattz, “vamos a hacer alguna manifestación con los productores”.

Comentarios