Provinciales

“No hay una política para el pequeño productor yerbatero”

cargando anuncio

Así opinó el economista Raúl Karaben, quien insistió en que los conflictos en el sector yerbatero se dan esencialmente con los minifundistas, para quienes no es rentable la actividad. Según Karaben, sigue dándose un proceso de concentración de la producción que expulsa a los colonos de sus chacras.

“No hay una política para el pequeño productor yerbatero”

Así opinó el economista Raúl Karaben, quien insistió en que los conflictos en el sector yerbatero se dan esencialmente con los minifundistas, para quienes no es rentable la actividad. Según Karaben, sigue dándose un proceso de concentración de la producción que expulsa a los minifundistas de sus chacras.POSADAS. El economista Raúl Karaben y representante de la yerba mate Piporé, no dudó en señalar que “no hay políticas de Estado para el pequeño productor yerbatero” y por tal motivo, se suceden año tras año, los conflictos en el sector. En diálogo con MisionesCuatro, Karaben reveló que extraoficialmente, supo que hay mucho malestar en el gobierno nacional por la incapacidad del INYM para resolver los reclamos y hasta se habría hablado de cerrar el instituto.

“Hace 20 años que discutimos esto y no le encontramos el agujero al mate. Los productores son muy diferentes y los costos difieren mucho, entre pequeños, medianos y grandes productores. Tenemos problemas con el pequeño productor, no con el resto de la cadena”, comentó el economista.

Según Karaben, en el presente escenario, a un colono que produce menos de 100 mil kilos de yerba al año, “no le va a alcanzar para vivir. Los costos que él tiene son muy diferentes del que, por ejemplo, produce 400 mil kilos al año”, argumento.

Para el economista, si bien siempre existió esta diferencia en el costo de producción en el sector yerbatero –en función de las escalas- en los últimos años se fue acentuando la brecha en la rentabilidad de las pequeñas y grandes unidades productivas. “Cada vez hay más concentración y tecnificación en la producción de la yerba”, enfatizó.

A ese productor pequeño, “hay que protegerlo, sostenerlo de alguna manera, con un precio mínimo o con un suplemento (subsidio) a la producción”, consignó Karaben, advirtiendo que en términos numéricos, los pequeños productores son la gran mayoría.

Cabe aclarar que el proceso de concentración en la producción implica, lógicamente, un éxodo de los colonos, del campo a las ciudades. Con lo que se ensanchan los bolsones de pobreza urbanos en Misiones, al ritmo de la concentración de la producción yerbatera.

Críticas al INYM

“No estamos yendo bien con la yerba. Vamos a seguir en esta etapa de conflicto”, vaticinó el economista, insistiendo en que el Estado debe desplegar políticas focalizadas hacia los minifundios de Misiones. “En cantidad, los pequeños productores son la mayoría, pero no en la producción. No hay una política de estado de protección al pequeño productor”, sentenció Karaben, en una crítica por elevación al INYM, organismo creado para proteger a productores y tareferos.

Según Karaben, el INYM, tiene varios mecanismos para implementar, desde subsidios a controles estrictos para que se cumpla el precio sostén “pero hoy no hay una política de trabajar el precio para el pequeño productor”.

JMM.

Comentarios