Cultura y Espectáculos

Se cumplieron 10 años del fallecimiento de Patrick Swayze

El sábado se cumplieron exactamente hace 10 años, falleció de un cáncer pancreático el multifacético Patrick Swayze, cuando tenía 57 abriles. Su partida fue llorada por Hollywood y gran parte del mundo, pues esta celebridad se ganó el cariño por su sencillez y por protagonizar al menos una decena de inolvidables películas, además de haber… View Article

Se cumplieron 10 años del fallecimiento de Patrick Swayze
Foto vía @gogetangel

El sábado se cumplieron exactamente hace 10 años, falleció de un cáncer pancreático el multifacético Patrick Swayze, cuando tenía 57 abriles. Su partida fue llorada por Hollywood y gran parte del mundo, pues esta celebridad se ganó el cariño por su sencillez y por protagonizar al menos una decena de inolvidables películas, además de haber compuesto y cantado una de las baladas más hermosas de la década de 1980, ‘She Likes the Wind’, que fue parte de la banda sonora de ‘Dirty Dancing’ (1987).

El 14 de septiembre de 2009 nos encontramos con la terrible noticia de su deceso. Ocurrió en un hospital de Los Ángeles (EE.UU.). Patrick dejó un audio en el que se despedía de todos, más que nada de la que fue su compañera por muchos años, su esposa Lisa Niemi. Este es escuchado en el documental ‘I Am Patrick Swayze’, que se estrenó el pasado 18 de agosto en Paramount Network, el día en que hubiese cumplido 67 años.  Este emotivo documental repasa su vida y cuenta con los testimonios de aquellas personas que mejor le conocieron, desde compañeros de profesión como Demi Moore, Rob Lowe o Sam Elliott, pasando por su viuda, Lisa.

Ganando terreno

La película que lo catapultó a la fama fue ‘Dirty Dancing’, aunque antes fue parte de muy interesantes títulos, como ‘Rebeldes’ (1983), dirigido por Francis Ford Coppola (‘El padrino’) y que cuenta en su elenco con unos jovensísimos Matt Dillon, Rob Lowe, Diane Lane, Ralph Macchio y Tom Cruise. Ese año también participó en ‘Más allá del valor’, de Ted Kotcheff, junto a los experimentados Gene Hackman y Fred Ward, y tuvo un ‘cameo’ en la película musical ‘Stayin’ Alive’, donde muestra sus dotes para el baile y el patinaje.

En 1984 llegó su primer protagónico con ‘Amancer rojo’, en la que comparte créditos con C. Thomas Howell y Charlie Sheen. Esta película de John Milius narra la invasión de rusos y cubanos a EE.UU., pero se dan cuenta que es un país difícil de atacar, pues si su Ejército es derrotado, queda su población civil para dar guerra.

En 1985 fue parte de la mítica miniserie ‘Norte y Sur’, basada en la trilogía homónima de John Jakes sobre la Guerra de Secesión de EE.UU. Contó con las actuaciones de consagradas estrellas como Gene Kelly, Robert Mitchum, James Stewart, Jean Simmons, Olivia de Havilland y Liz Taylor.

En 1986 también fue parte de la película juvenil ‘Youngblood’, con Rob Lowe y Cynthia Gibb en el reparto.

Un ícono del cine

En las películas mencionadas, quedaba claro que Patrick no solamente era un actor y cantante, sino un destacado bailarín, patinador y deportista, pues en su adolescencia fue un gran jugador de fútbol americano y también consiguió cintas negras en karate, taekwondo y aikido. Siempre tuvo un excelente rendimiento físico, por lo que muchos de sus compañeros lo calificaban de atleta. Ya con un nombre propio y convertido en un gancho de taquilla, Patrick hizo más películas antes de finalizar la década del 80’, como la ‘thriller’ de acción ‘El duro’ (‘Roadhouse’, 1988). Pero también en esos años fue un solicitado modelo de marcas de ropa interior y perfumes.

Con esta popularidad protagonizó en 1990 ‘Ghost, la sombra del amor’ junto a Demi Moore y Whoopi Goldberg, que está entre las cintas de romance más famosas de todos los tiempos y que ese año recaudó cerca de 506 millones de dólares en todo el mundo.

Al año siguiente llegó ‘Punto de quiebra’, que le brindó fama a Keanu Reeves. Esta película es uno de los referentes del cine acción y fue producida por James Cameron (‘Terminator’, ‘Titanic’ o ‘Avatar’). La dirigió Kathryn Bigelow, la única mujer hasta ahora en ganar el Óscar a Mejor director, por ‘The Hurt Locker’, en 2008.

Para 1992 llegó ‘La ciudad de la alegría’, donde muestra una de sus mejores interpretaciones. Está ambientada en la India y en ella da vida al médico Max Lowe.

En 1993 protagonizó otro drama: ‘Mi enemigo, mi padre’. En 1995 experimentó con la comedia en ‘A Wong Foo’ o ‘La reina del desierto’, donde se pone en la piel de una ‘drag queen’. Hay que mencionar que en esos años su popularidad decayó, pues sus películas no eran tan exitosas.

Es por eso que en 1998 algo se recuperó con la cinta de acción ‘Perro negro’, un año más tarde estrenó ‘Cartas de un asesino’ y en 2000, con Melanie Griffith, protagonizó el drama ‘Forever Lulu’.

Ese mismo año las luces lo volvieron a enfocar por ser parte de la notable película ‘Donnie Darko’. Para 2001 se vino ‘Green Dragon’, en 2002 ‘Waking Up in Reno’ y en 2003 ‘11:14’, dirigido por Greg Marks.

En 2004 retornó a la televisión con la serie ‘Las minas del rey Salomón’ y en 2005 estelarizó ‘Icon’, una versión para la pantalla pequeña del libro de Frederick Forsyth. En ese año hizo dos películas en el cine: ‘El manifiesto negro’ y la comedia británica ‘Secretos de familia’.

En 2007 interpretó al abogado Richard Pressburger en ‘Muerte y castigo’ y trabajó en la cinta televisiva ‘Navidad en el País de las Maravillas’. Su última participación en 2008 en el filme ‘Powder Blue’ de Timothy Linh Bui.

El adiós

Entre 2007 y 2008 protagonizó la serie ‘The Beast’, en la que interpretaba a Charles Barker, un veterano policía de Chicago. También participaba Travis Fimmel (quien daba vida a Ragnar Lotbrock en ‘Vikingos’). Este culebrón fue exitoso, pero durante su rodaje y producción, Patrick ya estaba enfermo.

Se comentaba que se sometió a un duro tratamiento para combatir el cáncer, pero que en un momento abandonó las quimioterapias para dar fuerza a su interpretación. Peró empeoró y finalmente murió, así que la serie fue cancelada.

Duro y sensible

Los que le conocieron, dicen que era un tipo encantador, pero además de eso era la perfecta combinación de un individuo duro y sensible a la vez. Es que de joven mezcló las clases de ballet (su madre era una bailarina profesional) y su afición por las artes marciales. 

En el documental se explora su lado más íntimo. Patrick conoció los escándalos, pero fue por su afición al licor y a algunas drogas, pero no tuvo otro tipo de problemas, como los relacionados a otras mujeres, pues él y Lisa formaron una pareja estable. Estuvieron casados por 34 años y no tuvieron descendencia. Patrick también tuvo afición a los caballos. Su padre tenía un rancho en Houston (Texas) y desde pequeño se crió con ellos. El actor a mediados de los 80’ compró un rancho en California.

David Almeida García para LaHora

Más noticias
Comentarios
Policiales