General

Obesidad en la niñez: ¿cuál es la solución?

cargando anuncio

Salud Pública recomienda que los niños no hagan dietas sino que aprendan a comer sano y realizar más actividad física.

Obesidad en la niñez: ¿cuál es la solución?

Salud Pública recomienda que los niños no hagan dietas sino que aprendan a comer sano y realizar más actividad física.Desde Salud Pública de Misiones advirtieron que hay un incremento sostenido en los últimos años del sobre peso y obesidad en niños y adolescentes y esto se ha convertido en una real preocupación para el sistema sanitario.

Indicaron que se trata de una “epidemia” en la cual inciden diferentes factores. Entre ellos han nombrado a los hábitos no saludables, una cultura del delivery muy arraigada, mayor oferta de comida chatarra a bajo costo, menor tiempo y espacio para cocinar.

También indicaron como factor de obesidad al cambio en el patrón de juego de los niños de la generación actual con el avance de los smartphones y las tablets. Citaron como ejemplo que hasta se pueden ver chicos de dos años que todavía no saben hablar y están conectados.

Cómo solucionarlo

Se trata un problema multifactorial que debe corregirse desde las familias con el acompañamiento de la escuela y el sector salud, entendiendo que la alimentación es un acto voluntario y consciente, que puede ser reeducado.

El niño aprende por patrón de repetición, volviéndose esta acción una responsabilidad tanto de padres como de las escuelas. Salud Pública no pretende que los chicos y adolescentes hagan dietas sino que aprendan a comer sano y realicen más actividad física.

Se recomienda consumir los diferentes grupos de alimentos en forma variada y con moderación: frutas y verduras, cereales -preferentemente integrales-, lácteos, carnes magras quitando la grasa visible y huevos.

Usar aceites como condimento y en mínima cantidad azúcares y dulces, agua como fuente de hidratación y menor cantidad de sal.

Vianda escolar

Al comienzo del año lectivo la alimentación de los escolares es un desafío que debe ir más allá de la practicidad: requiere organización y planificación para cubrir las necesidades nutricionales con los recursos que se cuentan, evitando así las compras poco saludables de comidas rápidas, snack, golosinas, gaseosas y jugos artificiales.

¡A desayunar!

Está demostrado que omitir el desayuno interfiere con el aprendizaje y la concentración, por eso los niños, adolescentes y también los adultos, no deben salir de sus casas sin desayunar.

Lo ideal es hacerlo en familia para darle importancia a esa comida. Levantarse a tiempo y disponer de los alimentos que incluyan lácteos descremados, cereal o pan con salvado, quesos descremados y frutas.

En cuanto a las colaciones, lo ideal es una fruta de estación y agua. Otras opciones pueden ser en envases individuales copos de cereal, galletitas integrales con semillas, almohadillas de avena, mix de frutas secas y deshidratadas, sándwich con verduras y pan integral, yogur solo o con cereal, siempre cuidando no romper la cadena de frío.

Una alimentación sana debe estar acompañada por actividad física recreativa que le permita al niño crecer saludable y divertirse.
Con estos hábitos se podrá disminuir y evitar el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.vb

Comentarios