Opinión

La frontera: el talón de Aquiles de Alberto

cargando anuncio

Columna de opinión del periodista Eduardo Pérez.

La frontera: el talón de Aquiles de Alberto

El general, todos valoramos la salud recién cuando la perdemos; y desde ese momento, todo se vuelve URGENTE.

Todo cambia, todo deja de ser relativo y desaparece la especulación. Sólo importa una cosa y es la urgencia médica.

Sólo importa que el médico atienda rápido al paciente, que lo diagnostique, que lo medique y que lo salve.

Esto debería ocurrir con el Coronavirus desde el primer día. Desde que el gobierno le dijo a la población que hay riesgo de vida si no se respetan las decisiones que se toman.

Y un poco así se actuó desde el Estado hasta ahora, con peligrosas excepciones, claro, como este caso.

Lamentablemente, esas excepciones las podríamos sufrir en carne propia los misioneros.

Es que el gobierno nacional demoró una semana en cerrar el acceso de turistas a las Cataratas del Iguazú y mucho más tiempo en restringir el ingreso de extranjeros a Misiones por las amplias fronteras de la tierra colorada.

Pero la falta de una férrea decisión en esta cuestión no terminó ahí, hasta hoy el drama continuó.

A los gritos el pueblo misionero y sus autoridades le reclamaban al presidente Alberto Fernández que cierre definitivamente las fronteras.

Pero la atención y el diagnóstico no tuvieron la urgencia que ameritaba la situación crítica del paciente.

Es decir, el remedio llegó un poco tarde, ahora quizás sólo actúe sobre los síntomas, pero no sobre la enfermedad de base.

Iguazú se convirtió en un colador nacional. Se cerró Ezeiza y los demás ingresos al país, pero no aquí.

A partir de ese momento, desde todas partes del mundo llegaban argentinos a San Pablo o a Río de Janeiro para luego bajar hasta Foz do Iguazú y pasar el puente Tancredo Neves hacia nuestra provincia.

El último dato oficial disponible, daba cuenta de más de 9 mil personas que arribaron a Iguazú desde el inicio de la cuarentena, todos allí encimados y quizás contagiados.

Es sin dudas, al menos para los misioneros, el punto más débil de toda la gestión de la pandemia que impulsa el gobierno nacional.

Ojalá no sea su talón de Aquiles, porque podríamos ser nosotros.

«Mejor tarde que nunca»; dice el refrán, pero al tratarse de la salud, quizás eso sí sea relativo.

Hasta la fecha no se registran casos positivos de Coronavirus en Misiones, pero en los próximos días se conocerán los resultados de la tardía decisión nacional.

Ojalá, a Alberto Fernández, solo se le haya escapado la tortuga ¡y no el virus!

Comentarios