El sobrino de Federico Segovia admitió ser quien disparó

Categorías: Policiales.

Palabras destacadas: otro detenido, federico segovia, segovia 20, federico segovia 20, manejaba, eco sport, eco, segovia, amigo, sobrino, cabeza, facundo, 20, otro, joven, arma, víctima, detenido, fue, y uno.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Policiales, Lo Más Leído, y Destacadas en Artículo individual.

Este jueves, Facundo C.(20), sobrino de Federico Segovia (20) -el joven fallecido tras haber recibido un disparo en la cabeza-, admitió su responsabilidad.

Facundo C. (20), uno de los dos detenidos por la muerte de Federico Segovia (20), baleado en la cabeza el viernes pasado en Eldorado, fue indagado ayer por el juez de Instrucción Uno, Roberto Saldaña y admitió haberle disparado a su tío.

Según trascendió, la declaración del joven fue muy extensa y se mostró muy angustiado por los hechos. Además, revelaron que el sobrino de la víctima aseguró que nunca tuvo la intención de quitarle la vida a nadie.

El joven está alojado en la comisaría seccional Tercera. Su abogado, Germán Chemes, ya solicitó la excarcelación, argumentando que el imputado colaboró con la investigación.

El otro detenido

Edgardo O. (20), es el otro detenido como sospechoso. Era amigo de la víctima. Él, en su indagatoria, también apuntó contra Facundo.

La reconstrucción de los pesquisas

Facundo manejaba una Eco Sport junto a Segovia y otros tres chicos. La víctima lo había llamado luego de mantener altercados con otra bandita y todos se subieron a ese vehículo para que no identifiquen el Gol Trend que manejaba. Y, justamente, cerca de las 4.30 fueron en busca de ese coche, luego de dañar el de su “contrincante”.

El Trend estaba sobre la calle Vilcapugio y sobre la misma cuadra el grupo de la camioneta se topó con una motocicleta tipo cross en la cual iban otros dos jóvenes.

Allí, Segovia se bajó y fue atacado con un trozo de madera por uno de ellos, agresión que terminó impactando contra la Eco Sport.

Ante esa acción, su sobrino Facundo empuñó el arma y – según dijo ayer – decidió dar los disparos al aire. La imprudencia, la mala suerte y su escasa experiencia con el revólver hicieron que el disparo impacte en la nuca de su tío, que solamente se tomó de la cabeza y cayó desvanecido al suelo ante la incredulidad de todos.

Se confirmó que el otro detenido, Edgardo, también disparó al aire de modo intimidatorio luego de ello.

En esa instancia, los jóvenes subieron rápidamente a Segovia al vehículo y lo llevaron al Samic local. Antes, Facundo arrojó el arma por la ventana, aunque después la recuperó y se la terminó entregando a un amigo, lo que permitió que el caso se esclarezca. Sobre el arma, el detenido aseguró que la había adquirido mediante un “negocio”.

Comentar