Policiales

Habló una víctima de Carlos Carvallo: “Era muy activo en la represión”

cargando anuncio

El ex detenido político de Paraná (Entre Ríos), Manuel Ramat fue quien apuntó al locutor y expolicía Carlos Carvallo como uno de sus victimarios durante la última Dictadura Cívico-Militar. Hoy, en diálogo con Misiones Cuatro, celebró la detención de Carvallo tras cuatro años de clandestinidad: “Pese a la evidente protección que tenía, lograron detenerlo. Es alguien que sabe mucho”, expresó.

Habló una víctima de Carlos Carvallo: “Era muy activo en la represión”

El ex detenido político de Paraná (Entre Ríos), Manuel Ramat fue quien apuntó al locutor y expolicía Carlos Carvallo como uno de sus victimarios durante la última Dictadura Cívico-Militar. Hoy, en diálogo con Misiones Cuatro, celebró la detención de Carvallo tras cuatro años de clandestinidad: “Pese a la evidente protección que tenía, lograron detenerlo. Es alguien que sabe mucho”, expresó.POSADAS. Tras cuatro años en la clandestinidad, el locutor Carlos Carvallo, fue detenido este jueves, en el marco de la denominada megacausa Área Paraná por violaciones a los derechos humanos en la provincia de Entre Ríos. El ex preso político Manuel Ramat fue quien señaló a Carvallo como integrante del grupo de tareas que lo secuestró y torturó.

En diálogo con Misiones Cuatro, Ramat reveló que la detención de Carvallo le despertó “varios sentimientos”, y destacó el compromiso del juez que siguió la búsqueda incansablemente. “Pese a la evidente protección que tenía, lograron romper eso y detenerlo”, dijo.

“¿Quién le pudo avisar sobre el pedido de captura para que pueda escaparse?”, agregó en referencia a la protección que habría tenido el conocido locutor.

Por otro lado, expresó sus expectativas de que Carvallo pueda aportar algunos eslabones perdidos en la investigación, “Es una persona que sabe mucho, participó directamente en todo lo que se realizó, era muy activo en la represión. Existen todavía desaparecidos y seguramente él pueda dar cuenta de lo que sucedió en ese y en los 4 o 5 centros de detención que hubo por esa época en Paraná”, indicó.

Siete años en un centro clandestino

Ramat recordó su experiencia. Cómo conoció a Carvallo y qué pasó después. “A mi hermano lo asesinaron en Campana (Bs As) en junio del ’76. A los dos o tres días, él (Carvallo) fue a casa de mis padres encabezando una patota. Fueron a allanar sin ningún motivo o buscando no sé qué. Se presentó con nombre y apellido y por eso lo conozco”, relató.

“Cuando fui detenido, en septiembre, desde la propia Jefatura de Policía el Comisario Escobar me comunicó que el Oficial Carvallo junto a otra persona iba a buscarme. Me buscaron en un Falcon, fuimos a Santa Fe, se metieron en una bodega, me metieron en el baúl, encapuchado y esposado. Con un trato muy violento”, continuó.

“Querían hacerme creer que estábamos en Santa Fe. Cruzamos el túnel, fuimos por un lugar que después fui reconociendo. Era una vieja comisaría. En ese lugar hubo un centro clandestino de detención, allí estuve 45 días desaparecido, más otros 15 o 20 semi-desaparecido, porque ya me habían visto con otros compañeros, en otros centros clandestinos”, describió.

Ramat no dudó en afirmar que Carvallo fue uno de los encargados de torturarlo y contó que lo reconocía por la voz. “Durante la tortura decía: ‘Nosotros estamos recibiendo formación de los militares desde el año 75 para interrogar y torturar’. Él era uno de los integrantes de los grupos de la policía que participaba en los grupos de tareas junto al Ejército y la Policía Federal”, comentó. “Yo estaba aislado, pero se oía permanentemente y sobre todo de noche, mucho movimientos gritos de mujeres en muchos casos, golpes, patadas, se oía cuando llegaban los autos. Él (Carvallo) era uno de los participantes en ese y otros centros clandestinos”, aseguró.

“Es muy doloroso, fue una etapa terrible, todo el tiempo estábamos con la sensación de que nos iban a matar”, expresó Ramat.

Subversivo

Ramat, actual dirigente de la CTA, contó que militaba en la Juventud Universitaria Peronista y lo consideraban ‘un subversivo’. “Buscaban nombres, datos, lugares. Querían saber sobre armas y aunque uno no tuviera, después en las declaraciones decían que conocíamos todos los lugares y las armas. Armaban nuestras declaraciones”, explicó.

“Me liberaron en Enero de 1984. Estuve preso 7 años y 3 meses, y ya con un hábeas corpus”, añadió.


vm.

Comentarios