Dieciocho años de cárcel al violador incestuoso de Dos de Mayo

Categorías: Policiales.

Palabras destacadas: carnal reiterado, espacio de 8, acceso carnal reiterado, tribunal penal de oberá, carnal reiterado y agravado, sexual con acceso carnal reiterado, acceso carnal reiterado y agravado, reiterado y agravado, penal de oberá, tribunal penal, sexual con acceso, abuso sexual con acceso, sexual con acceso carnal, abuso sexual con acceso carnal, acceso carnal, agravado, abuso sexual, madre, madre de la víctima, y víctima.
Visibilidad: Destacar con fondo, Policiales - Homepage, y Lo Más Leído.

Se trata del delincuente que violó a su hija por espacio de 8 años. Este miércoles, el Tribunal Penal de Oberá emitió la dura condena, cercana al máximo posible por el delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado y agravado por el vínculo.

OBERÁ. El Tribunal Penal de Oberá condenó este miércoles a 18 años de cárcel al hombre que violara a su hija por espacio de 8 años en Dos de Mayo. La condena es por los delitos de “por abuso sexual simple reiterado y agravado por el vínculo, en concurso real, y abuso sexual con acceso carnal reiterado y agravado por el vínculo”.

Según medios de Posadas, el tribunal accedió al pedido que había solicitado en su alegato la fiscal Estela Salguero de Alarcón, quien solicitó la dura pena, cercana a la prisión perpetua.

En tanto que el defensor del imputado, Orlando Enrique Nass, había solicitado la absolución por el beneficio de la duda.

Sin embargo, los camaristas Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero no tuvieron dudas: para ellos, el enjuiciado fue el responsable de los reiterados ultrajes sexuales de carácter incestuoso.

En el juicio oral, que no fue público por tratarse de un delito de instancia privada, sólo declaró un testigo: la madre de la víctima.

La mujer contó que en septiembre de 2017 se enteró de lo que sucedía por pura casualidad.

Al revisar el celular de su hija luego de castigarla tras una discusión y retirarle el teléfono móvil, observó unos mensajes la adolescente, en los que le contaba a una conocida que era víctima de algo terrible. Por entonces, la víctima tenía 17 años.

La joven negó que pasara algo cuando fue interpelada por su madre.

Pero poco después se quebró y ante el propio acusado detalló lo que había vivido desde que tenía 8 años. Su propio padre la violaba cada vez que podía y luego la amenazaba para que no dijera nada.

La madre de la víctima radicó la denuncia ante la Comisaría de la Mujer, sin dudar, de acuerdo con sus propias palabras.

En las pericias médicas, se confirmaron los abusos y la muchacha dio un relato pormenorizado de las violaciones, en su declaración en la Cámara Gesell.

jmm.

Comentar