Política

El gobierno apuesta a trabar en el senado, el dictamen de tarifas

cargando anuncio

Diputados de la oposición lograron sacar un dictamen para poner límites al incremento tarifario, pero Cambiemos bloquearía la iniciativa este miércoles en Diputados. Además, apuran un proyecto en el Senado. Los gobernadores, clave para la maniobra del Ejecutivo.

El gobierno apuesta a trabar en el senado, el dictamen de tarifas

Diputados de la oposición lograron sacar un dictamen para poner límites al incremento tarifario, pero Cambiemos bloquearía la iniciativa este miércoles en Diputados. Además, apuran un proyecto en el Senado. Los gobernadores, clave para la maniobra del Ejecutivo.CAPITAL FEDERAL.  La oposición se unió en Diputados para firmar un dictamen en dos comisiones al proyecto que indexa la suba de tarifas a la variación salarial y el Gobierno ya trazó su contraofrensiva: bloqueará su aprobación este miércoles e intentará consensuar en el Senado una ley que baje los impuestos a los servicios públicos y salde la discusión por un tiempo.

La respuesta surgió del propio Mauricio Macri junto a los referentes parlamentarios de Cambiemos, que deambularon por la tarde en la Casa Rosada para definir una estrategia que evite un incómodo veto presidencial.

Parece difícil, porque los gobernadores no tomaron bien su pedido de paliar los tarifazos con una baja de los impuestos locales.  Sólo obedecieron María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

“Ahora creen que la solución es resolver el problema con la plata de las provincias o de los municipios. Cómo si la carga impositiva fuese en todas las provincias la misma”, protestó el diputado salteño Pablo Kosiner, jefe del bloque Argentina Federal, referenciado en los gobernadores.

“Si dejamos solamente la solución del problema en la cuestión impositiva y le sacamos recursos a las provincias, lo único que vamos a hacer es aumentar la brecha de desigualdad que ya existe. La falta de equidad en las tarifas no se resuelve bajando los impuestos”, se quejó.

El proyecto de Argentina Federal y el Frente Renovador, presentado la semana pasada, retrotrae las tarifas a noviembre y engancha las subas a la variación salarial, con una devolución de los incrementos de estos meses por encima de ese cálculo.

Además, elimina el 27% de IVA a los servicios públicos, pero desligando todo el costo fiscal en la Nación; establece una tarifa social del 20% del valor de la factura a clubes de barrio y entidades de bien público y crea una bicameral de seguimiento de acciones de Estado, para inspeccionar de cerca las inversiones de los concesionarios de luz, gas y agua.

Muchos diputados cuestionan que Aysa sea financiada por la Nación y provea agua a Capital y el Gran Buenos Aires. “El problema es que las tarifas suben más que los salarios y la productividad de las pymes. Planteamos una política tarifarias y Macri trató la carga tributaria. Disminuir el 4 por ciento de ingresos brutos no cambia nada, porque el próximo aumento es de 20%”, completó Kosiner.

En este clima, Sergio Zillioto (Argentina Federa) y Marcela Passo (Frente Renovador) reunieron a las comisiones de Obras Públicas y Defensa al Consumidor y consiguieron un dictamen de mayoría.

Fue clave el aporte del Frente para la Victoria-PJ (kirchnerismo), que firmó en disidencia pero dejó claro que no bloqueará la ley si llega a una votación en el recinto. Aunque tienen posturas más duras, como congelar las tarifas de luz, gas y agua hasta el 31 de diciembre del 2019, presentada esta tarde por Fernanda Vallejos.

Al Gobierno lo defendió Fernando Iglesias. “El FpV y sus aliados nos piden volver a las causas del problema y nosotros estamos arreglando el desastre que dejaron. Se buscó una manera de aplanarlo, con sensibilidad, para que el impacto sea menor”.

Los diputados de Cambiemos entraron al plenario recién cuando había quórum y en la sesión especial impedirán tratar el proyecto porque le falta a dictamen de la Comisión de Presupuesto y de Peticiones, Poderes y Reglamentos, presididas por los oficialistas Luciano Laspina (PRO) y Alicia Terada (Coalición Cívica).

Laspina la convocó para el 2 de mayo pero no lo incluyó en el temario, como si a otras iniciativas sobre tarifas, algunas del año pasado y pronto a perder el estado parlamentario.

Al faltar dictámenes a todos los proyectos, la sesión de este miércoles necesita dos tercios para habilitarse, Cambiemos la impedirá sólo con sentar a los suyos,  pero sus referentes saben que es pan para hoy y hambre para mañana: una mayoría opositora en el recinto puede “emplazar” a cualquier Comisión a reunirse. Laspina se anticipó con su llamado nocturno, pero su picardía de elegir expedientes a gusto también puede tener vida corta.

Graciela Camaño y Kosiner evaluaron toda la tarde un resquicio reglamentario útil. Hablaron de tratar el proyecto a la fuerza con mayoría simple (“El reglamento no impide respetar los giros”, sugirió la massista), pero optaron por ir paso a paso.

Confían en alcanzar el quórum para abrir la sesión, tras el fracaso de la semana pasada, cuando quedaron a un voto por la huida del salteño Alfredo Olmedo.

Faltaron 3 del FpV-PJ que estarían, como también el riojano Luis Beder Herrera, de Argentina Federal, que garantizó su asistencia.

Volverá a faltar el massista Facundo Moyano, con licencia hasta el 25 de junio para asistir a una conferencia en Harvard. Y nadie espera a otra sindicalista, Alberto Roberti, que integra el bloque de los gobernadores pero se mueve al ritmo de Cambiemos.

 

La respuesta del Senado

Macri apuesta a la buena relación de Federico Pinedo con Miguel Pichetto para “cerrar el tema tarifas” en el Senado, con una ley que promueve derogar los impuestos internos a los servicios.

Su redacción ya hizo ruido entre los gobernadores porque legisla sobre tributos provinciales. “Las facturas de los servicios públicos esenciales deberán contener exclusivamente los cargos por el consumo realizado por el usuario, calculado según el cuadro tarifario al momento de la facturación, más los cargos por mayor consumo y subsidios si correspondiere, incluyendo solo el impuesto al IVA e Ingresos Brutos, si correspondiere”, dice un tramo del texto.

También señala que “los entes distribuidores o quienes fueren los sujetos responsables de la facturación por el cobro de la prestación de servicios públicos, sean públicos o privados, independientemente de la figura jurídica que posean y el alcance territorial de la prestación del servicio”.

En la Cámara alta la discusión sobre tarifas se escuchó en la última sesión, con un proyecto presentado por Cristina Kirchner para retrotraer los valores a 2017 y otro de Miguel Pichetto para indexarlas con la variación salarial, similar a los de sus diputados afines.

“Vamos a dar la discusión pero también queremos ver el rol de los distribuidores”, anunció el radical Luis Naidenoff, jefe de Cambiemos. Lo hará con proyecto propio.

LPO/GW.

Comentarios