Albergues estudiantiles en pésimas condiciones edilicias

Categorías: Provinciales.

Visibilidad: Noticias Destacadas – Primer Bloque.

Lo denunciaron los propios estudiantes universitarios que buscan centralizar el programa de becas de albergues. Piden responsabilidad e intervención del Estado y las universidades en la refacción de condiciones edilicias de los albergues.

POSADAS. Estudiantes universitarios con acceso a becas estudiantiles, contaron a este medio que viven en pésimas condiciones en los albergues estudiantiles de la provincia.

En la ciudad hay albergues que dependen de la provincia, de la universidad y de los propios municipios, a primera vista una oportunidad para los jóvenes que no tiene posibilidad de pagar un alquiler, por detrás, la realidad muestra que año a año hay una degradación en las condiciones de viviendas.

Ezequiel, estudiante de la UNaM habló con MisionesCuatro y contó que reside en el albergue de Miguel Lanús dependiente de la subsecretaria de la juventud y la mujer del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. El lugar está en pésimas condiciones edilicias. Las piezas se inundan, la instalación eléctrica es precaria y los baños filtran agua a borbotones. La historia se repetiría en la mayoría de las residencias para estudiantes.

Pedimos refacción integral de condiciones edilicias de los albergues”, dijo Ezequiel quien también representa a la agrupación estudiantil “Bandera Roja” de la Facultad de Humanidades de la UNaM. Además, impulsan la centralización del programa de becas de albergues que les permite a las dependencias desligar responsabilidades. “La secretaria de bienestar estudiantil de la UNaM no se mete para mejorar las condiciones de vivienda de los estudiantes porque depende de la provincia, lo mismo del Estado provincial”, ejemplificó.

Una idea es centralizar la política de becas estudiantiles y el acceso gratuito a los albergues. Hay albergues sin aranceles y otros con cuotas mínimas. En Miguel Lanús pagan 30 pesos mensuales destinados al servicio de limpieza y 40 pesos para el servicio de internet. Otros pagan 200 pesos para arreglos del edificio que no se hacen. “Muchos estudiantes no llegamos a tener 300 pesos por mes”, contó Ezequiel.

Los problemas económicos de los estudiantes repercuten de forma directa en el nivel de deserción universitario. Ezequiel contó que solo en la carrera de Historia, ingresaron 180 estudiantes y solo quedan veinte, de los que se reciben solo dos.

JK

Comentar