Provinciales

Dieron de baja al laboratorio del IPS en Obera

cargando anuncio

El martes la Directora del sector de Bioquímica del I.P.S decidió cerrarlo a favor de que el lugar no reunía las condiciones necesarias. Bajo la dirección de Juana Alfaro, el laboratorio atendió a más de 5 mil afiliados en los 229 días que funcionó entre agosto de 2016 y abril del 2017.

Dieron de baja al laboratorio del IPS en Obera

El martes 11 de abril la Directora Técnica del sector de Bioquímica del Instituto de Previsión Social-I.P.S.-en Oberá, decidió cerrarlo a favor de que el lugar no reunía las condiciones necesarias y que se vulneraron los derechos laborales. Bajo la dirección de Juana Alfaro, el laboratorio atendió a más de cinco mil afiliados en los doscientos veintinueve días que funcionó entre el 26 de agosto de 2016 y el 11 de abril pasado.En declaraciones a una radio local, Alfaro sostuvo que en todo ese tiempo el I.P.S. no les abonó sus respectivos salarios y los tenía trabajando “en negro” (son siete empleados). Subrayó que faltaban los elementos de limpieza y desinfección imprescindibles para la ineludible asepsia del lugar (no retiraban siquiera los residuos patológicos). Y que, previo al cierre, se insistió en el reclamo ante Horacio Olivera (exalcalde renovador de San Martín y frustrado candidato al mismo puesto en Oberá) que desde fines de 2015 es el Director de Auditoría de Prestaciones Médicas del interior. Pero todo fue en vano.

En diciembre de 2015 el entonces gobernador Maurice Closs hizo una pseudoinauguración  del laboratorio, ubicado de modo adyacente a la sede del I.P.S. en la calle San Martín al 700, en pleno centro obereño. Fue un símil de la “inauguración” del nuevo Hospital Samic. Estructura edilicia sin nada adentro.

Fueron entonces jóvenes integrantes de la Unión Cívica Radical de Oberá los que peticionaron a las autoridades  hasta que lograron que el laboratorio se torne operativo.

Una vez más los afiliados a la mayor obra social de la provincia que quieran hacerse una rutina de laboratorio deberán ir a Posadas o pagar por ellos en el ámbito privado. Dos de los tres poderes del estado obereño-el ejecutivo y el legislativo-están a cargo de médicos de profesión: el alcalde Carlos Fernández y el concejal Ariel Cháves. A ninguno se le movió un cabello por el asunto.

¿Y ahora? ¿Se les moverá?Walter Anestiades para www.misionescuatro.com

Comentarios