Provinciales

Inundados de Oberá cortaron una avenida y pasaron la noche en la Municipalidad

cargando anuncio

A las nueve de la noche de este miércoles -bajo la lluvia-medio centenar de ciudadanos obereños afectados por las últimas inundaciones, iniciaron una protesta pidiendo que el alcalde Carlos Fernández cumpla con su promesa de asistirlos.

Inundados de Oberá cortaron una avenida y pasaron la noche en la Municipalidad

A las nueve de la noche de este miércoles -bajo la lluvia-medio centenar de ciudadanos obereños afectados por las últimas inundaciones, iniciaron una protesta pidiendo que el alcalde Carlos Fernández cumpla con su promesa de asistirlos.OBERÁ (Escribe Walter Anestiades) Unas cincuenta personas cortaron durante una hora la Avenida de las Américas (una de las principales de la ciudad) bajo una persistente lluvia. Luego se trasladaron al mismísimo edificio de la municipalidad en la calle Buenos Aires. Custodiados durante la marcha por una patrulla policial, al llegar a la municipalidad -en el centro obereño-decidieron pasar allí toda la noche. Esperan que en la mañana Fernández los atienda.

¿Qué piden? La mayoría son vecinos afectados por el desborde de los arroyos tras el par de tormentas que azotó la ciudad en abril. Quieren que el municipio los provea de techos de chapa, colchones, frazadas, comida y demás. Dicen que Fernández prometió ayudarlos y no cumplió.

La situación se originó en un contexto de crecientes protestas de personas que ahora se animan a hacer lo que en doce años de gestión de Ewaldo Rindfleisch nunca hicieron: protestar. De hecho, en el verano un grupo tomó el edificio municipal. Hace días otro grupo se instaló en un espacio público conocido como “Plaza de Boca” en el periférico barrio de Cien Hectáreas. Y también cincuenta familias se metieron en un terreno privado en el Barrio Norte. Se trata del clásico sistema clientelar renovador del “Pedid y se os dará…a cambio de que me votés”, que Rindfleisch manejaba con destreza y recursos pero que ahora se volvió un boomerang para un Fernández que carece de las dos cosas.

El municipio informó que en la mañana del martes distribuyó cientos de techos, chapas, colchones y frazadas que fueron enviados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para los inundados.

Luego de años de no hacer las necesarias obras de infraestructura, en diciembre se licitó la del arroyo Mbotaby que, incluso, fue mencionada por el gobernador Passalacqua en su discurso del 1º de mayo. Pero por ahora no pasó del anuncio y algunos vecinos perdieron la paciencia.

Personas  que viven muy mal exigiendo ayuda. Un estado que no los saca de la pobreza sino que los mantiene así como quién entrega una limosna. Ese es el “proyecto misionerista” que consiste en “estar cerca de la gente”.

Pobre intendente Fernández. De tanto repetir esas frasesitas, algunos se las terminaron creyendo.

Comentarios