Provinciales

Violencia de Género: “El Estado se ha retirado de la política preventiva”

Lo aseguró la abogada Roxana Rivas, quien aclaró que declarar la Emergencia por Violencia de Género, no es solamente una declamación, sino que implica exigir al Estado más presupuesto y mejores políticas públicas para combatir el flagelo social de los femicidios y la violencia sexista. Para Rivas, la ESI (Educación Sexual Integral) es clave, porque permite desnaturalizar roles de género que están en crisis en el contexto de una profunda precarización económica y laboral.

Violencia de Género: “El Estado se ha retirado de la política preventiva”

Lo aseguró la abogada Roxana Rivas, quien aclaró que declarar la Emergencia por Violencia de Género, no es solamente una declamación, sino que implica exigir al Estado más presupuesto y mejores políticas públicas para combatir el flagelo social de los femicidios y la violencia sexista. Para Rivas, la ESI (Educación Sexual Integral) es clave, porque permite desnaturalizar roles de género que están en crisis en el contexto de una profunda precarización económica y laboral.POSADAS. La abogada laboralista y referente de la CTA en el área de género, Roxana Rivas, subrayó este miércoles que el pedido de declaración de Emergencia Nacional por Violencia de Género, no constituye un acto meramente declamativo o “simbólico”, sino que implica “pedir al Estado más presupuesto y mejores políticas públicas”.

En diálogo con MisionesCuatro, Rivas, advirtió que “el botón anti-pánico es de escasa ayuda” al momento de prevenir ataques a mujeres. Al tiempo que alertó que “es cada vez más alto el nivel de violencia de los varones”

“La ESI (Educación Sexual Integral) incluye la educación contra la violencia de género”, acotó la abogada, para quien la educación con perspectiva de género es clave para combatir la violencia de género y los femicidios.

En tono crítico hacia un tratamiento mediático “morboso” y superficial de los femicidios, Rivas subrayó que “la mayoría de estos crímenes se resuelven de inmediato o el femicida se suicida. Entonces no es un problema judicial, sino social y político. El Estado se ha retirado de la política preventiva”, insistió Rivas.

En este contexto, la declaración de emergencia “no es algo simbólico sino el compromiso de todos los sectores (en la educación). Si (los varones) llegan a ese nivel de violencia, ha fallado el sistema en su educación y socialización”, reflexionó la abogada, quien añadió que otro problema a resolver es “cómo se contiene a las mujeres que denuncian y como se las empodera para salir de esos círculos (de violencia).

“El femicidio es un fenómeno de fondo y la tarea empieza con desnaturalizar, desde jardín de infantes, las diferencias de género que implican roles (masculinos) que (los varones) hoy no están pudiendo cumplir. Y eso los vuelve más violentos. El mandato social del patriarcado (hacia los hombres), en el sentido de ser proveedor, sostener (a la familia), ser exitoso, en un contexto de absoluta precarización económica y laboral, es imposible”, alertó Rivas.

“El femicida cuando toma la decisión, no teme ser encarcelado de por vida. La idea de la pena o la prisión no lo va a detener”, subrayó la abogada, insistiendo en la importancia de la educación, y de un tratamiento mediático serio de este flagelo social.

jmm.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
Nacionales
General