John Waters: “Conocer a Coca Sarli va a ser como conocer al Papa”

Categorías: Cultura y Espectáculos.

Visibilidad: Espectáculos – Homepage.

John Waters, ícono pop estadounidense manifiesta su admiración al ícono del cine erótico argentino.

Irreverente, provocador, una leyenda del cine indie de culto de los años 70´y 80´. Con humor corrosivo, realizó también un cine social, integrador y disruptivo… el hecho es que viene el gran John Waters a nuestro país, en el marco de la 20 edición de BAFICI, y antes de su llegada brindó una entrevista al portal web Infobae, en la que realizó declaraciones.

Además de presentar una retrospectiva de sus principales films, la actividad más significativa que hará en el Festival, es protagonizar una charla junto a Isabel Sarli, como antesala a la proyección de la película Fuego, de Armando Bo, protagonizada por la diva erótica, de la cual el realizador es fan confeso: “Solo conozco Argentina a través de los ojos de Armando Bó. Estoy muy emocionado por ir”.

“A los que nunca vieron mis películas, les recomiendo comenzar con Female Trouble, porque creo que es el mejor protagónico de Divine (su actriz fetiche, otra musa inspiradora), y también Hairspray, que es mi película más popular y trata un tema aún relevante, especialmente en Estados Unidos, que es la discriminación racial”, expresó Waters.

En cuanto a su relación con Bó y Coca Sarli, añadió: “Ví las películas de Isabel Sarli, a mediados de los años 70´en un cine de New York. Había leído algo de sus películas en Variety, así que fui a ver Fuego. Quedé impactado, si vos ves Female Trouble, el look de Divine es igual al de Coca Sarli. Divine también era gran admiradora suya, los dos íbamos a ver sus películas… Estoy muy emocionado por conocer a Isabel en el BAFICI, va a ser como conocer al Papa”, concluyó emocionado el director.

¿Quién es John Waters?

Lo llaman “el sumo pontífice del trash“. Empezó haciendo películas con pocos recursos económicos pero un estilo muy rico, que cuestionaba los límites del buen gusto. Se hizo famoso por filmar una revulsiva escena para su film Pink Flamingos (1972) en la que una diva trans comía excremento de perro.

Fue un director de culto casi desde su debut, a fines de los años 60, con películas como Mondo Trasho(1969).

Luego entró al mainstream con Hairspray (1988), un film que abogaba por la integración de quienes lucen diferentes a lo que dictan los cánones de la belleza y siguió cuestionando desde el corazón de la industria cinematográfica -como lo hizo desde sus márgenes- quiénes son los verdaderos héroes y villanos en la sociedad norteamericana.

Esa feliz mezcla de particularidades es John Waters , héroe subversivo de la cinefilia con un sentido del humor corrosivo y modales impecables.


Fandango / vm.

Comentar