Internacionales

Unos 53 perros fueron rescatados antes de ser sacrificados para vender su carne

cargando anuncio

La mayoría de los perros eran robados y estaban hambrientos y maltratados, muchos incluso todavía tenían sus collares.

Unos 53 perros fueron rescatados antes de ser sacrificados para vender su carne

INDONESIA. Una escena de verdadera crueldad animal copó las portadas de los medios de comunicación al difundirse un impactante video que muestra el momento en que la policía y un grupo de rescatistas de animales logran desarticular un cruel operativo contra la comercialización de carne de perros.

Las autoridades interceptaron el vehículo del comerciante de carne en Sukoharjo, en la isla indonesia de Java, y encontraron 53 perros atemorizados en el interior. Estos eran trasladados para ser sacrificados con el objetivo de comercializar su carne.

Según trascendió, los animales fueron encontrados metidos en bolsas con el hocico fuertemente atado con cuerdas y cables, en la parte trasera de un camión. El mismo fue interceptado justo cuando llegaban a un matadero en Indonesia donde alrededor de 30 perros son apaleados hasta la muerte todos los días.

Además, la mayoría de estos animales fueron robados y muchos de ellos llevaban sus collares puestos, mientras eran trasladados en un viaje que duró alrededor de 10 horas.

También confirmaron que la mayoría de los perros tenía menos de un año de edad y estaban hambrientos y maltratados. Un perro murió durante el extenso viaje y fue descubierto cuando retiraban a los demás animales del vehículo. Tras el hallazgo, el conductor del camión fue arrestado bajo sospecha de ser un comerciante de carne de perros.

El panorama desolador que denunció la ONG

El salvataje de estos 53 perros fue posible gracias al arduo trabajo que realizan a diario los activistas de la coalición Dog Meat Free Indonesia. Una de las principales luchas busca que el gobierno de Indonesia prohíba el comercio y el sacrificio de perros.

Lola Webber miembro de Dog Meat Free Indonesia, una de las primeras activistas en la escena, dijo que podía escuchar a los perros gimiendo dentro de la camioneta.

“Mi corazón latía con fuerza en mi pecho cuando nos acercábamos a la camioneta, porque podía escuchar los lamentables gemidos de los perros y luego los vi a todos atados en bolsas, sus suaves bocas apretadas con alambre”, comentó visiblemente movilizada la activista.

Comentarios