Política

“La CIDH dijo que los embriones no son seres humanos”

Lo señaló el abogado especialista en Derecho Penal, Eduardo Paredes, quien demolió los argumentos de los grupos “pro-vida”, basándose en fallos que sentaron jurisprudencia en el mundo, como el de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“La CIDH dijo que los embriones no son seres humanos”

Lo señaló el abogado especialista en Derecho Penal, Eduardo Paredes, quien demolió los argumentos de los grupos “pro-vida”, basándose en fallos que sentaron jurisprudencia en el mundo, como el de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. POSADAS. Este lunes, el abogado penalista y catedrático Eduardo Paredes, demolió los “argumentos” esgrimidos en contra de la Ley IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), señalando que la prohibición del aborto implica un desconocimiento de la mujer como persona autónoma, con derechos a decidir lo que ocurre dentro de su propio cuerpo.

El catedrático comentó que el proyecto se apoya en numerosa y contundente jurisprudencia en todo el mundo, y en particular, resaltó que la Corte Interamericana por los Derechos Humanos (CIDH) dictaminó hace años, que un embrión de hasta 12 semanas de gestación, no es una persona en términos jurídicos.

En una entrevista con MisionesCuatro, Paredes destruyó los argumentos de los grupos ‘pro-vida’, insistiendo en que ni siquiera el derecho canónico que se apoya en el pensamiento de Santo Tomás de Aquino, considera que hay derechos a partir de la concepción, como esgrimen los sectores más conservadores y reaccionarios contra el proyecto que se debatirá en el Senado de la Nación.

“Esta ley sigue el modelo europeo, aunque agrega 2 semanas más. En Italia, donde El Vaticano es ‘un barrio de Roma’, está legalizado el aborto hasta la semana 12. En todo Europa está legalizado; se le llma ‘solución a plazo’. La única exigencia es que la mujer concurra a un médico, se le aconseja y si quiere interrumpir un embarazo, lo puede hacer dentro de los primeros 3 meses de gestación”, empezó.

Pero luego, fue más profundo y señaló que por lo que conoce el Derecho Canónico, la Iglesia no defendió siempre, como ahora en Argentina, que hay “derechos del niño por nacer” a partir de la concepción. Los eclesiásticos se guiaban por la doctrina ‘traducianista’ de Aristóteles, “que sostenía que más o menos a los 90 días, venía el alma al cuerpo y puede hablarse de un homúnculo”, sostuvo.

“Históricamente, la Iglesia no sostuvo siempre que a partir de la concepción, de la unión de las gametas, hay protección. Ni tomás de Aquino sostenía eso, porque tiene la vertiente aristotélica”, aclaró el abogado.

El lapidario fallo de la CIDH a favor del aborto legal

Por otra parte, Paredes hizo un breve repaso sobre la jurisprudencia disponible en la materia, destacando los fallos de la Corte Suprema de Estados Unidos, la Corte de Canadá y la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), todos los cuales apuntan a la protección de los derechos de las mujeres.

Para el catedrático, resulta increíble la argumentación de corte jurídica de los grupos pro-vida, porque no toma en cuenta la nutrida jurisprudencia en favor de la legalización del aborto.

En primer lugar, señaló el fallo de la CIDH del 28 de Noviembre del 2012 en el caso caso “Artavia Murillo y otros c/ Costa Rica”, donde la Corte “ya definió claramente que el embrión no es un ser humano, y ahí los médicos meten la pata al hablar. Los médicos pueden hablar de medicina, pero el ‘ser humano’ es un concepto jurídico, o si querés cultural, de la tradición judeocristiana”, puntualizó el profesor.

“En ese caso se planteaba el uso de embriones para inseminación (artificial), (embriones) que se congelan y en algún momento, terminan en el lavatorio. Y la Corte dijo claramente, los embriones no son seres humanos. En todo caso, hay que comprender el concepto de la protección a través de la mujer”, argumentó el abogado, lapidario con los planteos de los abogados ‘pro-vida’.

Los fallos de las Cortes de EEUU, Canadá y Argentina

Asimismo, Paredes apuntó a dos fallos históricos en el derecho occidental, los de la Corte Suprema de Estados Unidos y de la Corte Suprema de Canadá, que han sido la base de los planteos a favor de la legalización de catedráticos muy importantes como la argentina, Aída Kemelmajer de Carlotto.

“Dijo la Corte norteamericana en esa situación, ‘hay dos derechos fundamentales, uno, el de la mujer a la libertad y a disponer de su propio cuerpo, y el otro, un derecho en evolución a través de la mujer. Confrontados, queda claro que preexiste y predomina el derecho a la libertad de la mujer, porque si no, la desconoceríamos como ser humano”, sentenció Paredes.

Relacionado a este planteo, Paredes puso de relieve que el histórico Fallo Fal, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, despenalizando el aborto para toda mujer violada, con problemas de salud mental o en “estado de necesidad”, ya “hay una elección del derecho en favor de la mujer (por sobre el embrión)”

Y remarcó que en el fallo firmado por el presidente de la CSJN, Ricardo Lorenzetti, “cuando se habla de daño a la salud, no se habla sólo de daño físico, sino también del daño mental”. Es decir, haciendo una interpretación fina del fallo Fal, ya se puede argumentar en favor de la despenalización.

La prohibición del aborto desconoce a la mujer como ser humano

“Es una locura la prohibición (del aborto). Es obligar a una persona a continuar una gestación que no quiere. Es desconocer la autonomía de la persona. Esto lo dice el teórico italiano Luigi Ferrajoli. (La prohibición) es una obligación de hacer con el cuerpo, que es autonomía de la persona”, insistió Paredes, admitiendo que “obviamente, esa libertad (de la gestante) se va acotando a medida que esa gestación de un chico que pueda sobrevivir”.

Respecto del fallo de la Corte canadiense, Paredes explicó: “Jueza Wilson de Canadá en 1988 toma esta idea de que una mujer no puede ser obligada a seguir con un embarazo (que no quiere), porque sería desconocer algo central en el derecho constitucional, que es reconocer a la persona como un autónoma y libre. El estado no la puede desconocer”, fustigó.

“El estado no le puede imponer (a una mujer) una gestación porque (se trata de inmiscuirse con) la utilización de su propio cuerpo”, subrayó Paredes, que comparó la prohibición del aborto con una orden de donación compulsiva de órganos. “Es lo mismo que obligar a una persona a donar un riñón porque otra persona lo necesita”, comentó.

En esta línea, Paredes explicó que “la aceptación o no de la interrupción del embarazo, es en el fondo, una cuestión moral. Y claramente desde el siglo XVIII y XIX, por herencia del liberalismo, se separan las cuestiones morales de las legales”, afirmó.

Paredes no se olvidó de cuestionar la posición de algunos médicos que se oponen a la legalización, pero favorecen o toleran los negocios con los abortos clandestinos en clínicas privadas. La posición de esos médicos, “es un poco hipócrita, porque se sabe que los abortos para las personas con buen pasar no son un problema”.

La Ley IVE es constitucional, según  Paredes

Sobre el final, Paredes, vaticinó que en caso de existir planteos de inconstitucionalidad contra la Ley IVE, si se sanciona y promulga, van a caer. “Es inevitable que se legalice o que se despenalice (el aborto) Los dijo Kemelmajer de Carlucci: ‘Si alguien planteaba la inconstitucionalidad de la prohibición, la Corte hubiera fallado que es inconstitucional prohibir el aborto hasta los tres meses (12 semanas de gestación) porque ello viola la autonomía y la libertad de la mujer  y la desconoce como ser humano”, finalizó.

Leé también: Médicos misioneros se oponen al aborto legal
Aborto legal: “Es un paso histórico para los derechos humanos”

jmm.

Más noticias
Comentarios

Más de politica

Policiales
Espectáculos