Provinciales

Docente amenaza con suicidarse si el CGE no le da un traslado

Se trata de Graciela Carballo, una docente en uso de licencia que está radicada en Garupá y no quiere regresar a Oberá, porque allí reside su ex pareja, a quien denunció por abuso sexual con acceso carnal en 2015, pero está libre. “Antes de volver a Oberá, prefiero pegarme un tiro”, expresó la mujer a MisionesCuatro.

Docente amenaza con suicidarse si el CGE no le da un traslado

GARUPÁ y OBERÁ. Graciela Carballo, la docente que reclama al CGE (Consejo General de Educación), un traslado para no tener que ver a su violador en Oberá, admitió que antes de volver a esa ciudad, prefiere suicidarse.

La docente sufre un hemi-espasmo facial que requiere un tratamiento de por vida y su condición mejoró gracias a la posibilidad de mudarse de Oberá a Garupá. Pero el CGE le niega el traslado y al vencerse su licencia, debería volver a presentarse en la Escuela Nro. 21 de Adultos de Oberá, donde se cruzaría con su ex marido, a quien denunció por violación en 2015, pero está en libertad.

Carballo apeló a las cámaras de MisionesCuatro para reiterar su pedido de traslado. Teme que al llegar Noviembre, ya no encuentre a ningún funcionario en el CGE, y así, no podría conseguir lo que pretende. “Desde Marzo de este año, estoy con licencia por Artículo 44 (del Estatuto Docente). En 2015 sufrí la violación por parte de mi ex marido, el cual, por portar un apellido y ser amigo de políticos y jueces, apenas estuvo unos días preso. Luego salió, se quedó con la casa y con todo. Y yo me he quedado en la calle”, puntualizó la docente.

Cabe recordar que el denunciado por abuso sexual con acceso carnal, es un conocido funcionario de la Anses de Oberá, cuya prima es cuñada del ex gobernador y actual senador Maurice Closs. Este funcionario ingresó en el organismo en 2014, cuando se abrió la sede obereña y la causa penal en su contra no avanzó. Para Carballo, son las conexiones políticas de su ex marido, las que explican el cajoneo de la causa.

Falta de asistencia de la línea 137

De acuerdo con Carballo, tras sufrir la violación, denunciar a su ex marido, y quedarse en la calle, no recibió asistencia alguna, “ni siquiera de la línea 137” (la línea de emergencia en Violencia de Género, que por entones presidía la ahora diputada provincial, Rosana Franco). “Gracias a Cáritas de Oberá, a mi voluntad y a mi hijo, pudimos salir adelante. Me prestaron una pieza para sobrevivir en Garupá”, relató la mujer.

“Tengo tratamiento psicológico y psiquiátrico, luego de todo esto, traté de salir como pude. Producto de la violencia psicológica que sufrí de este señor, desde 2014 tengo un hemi-espasmo facial del lado derecho, que no tiene cura. Me estoy haciendo tratamiento con toxina botulínica. El IPS me provee de las inyecciones que me aplico cada tres meses. Pero esto depende de lo emocional”, contó la docente, insistiendo en que mejoró mucho su condición, a partir de la mudanza a Garupá.

Mudanza y mejoría para la docente

Según Carballo, estaba en caída libre en lo que refiere a su salud, cuando un neurólogo le recomendó que tenía que mudarse para mejorar. “Saqué licencia y me radiqué acá. Pero desde el CGE me dicen que no me pueden dar el traslado por la matrícula que tiene mi cargo. Pido una reubicación en alguna escuela de Garupá o Posadas. O cumplir mi horario en oficina pública. Quiero seguir trabajando, no me considero una inválida”, insistió la docente, que tiene 23 años de docencia en la citada escuela.

“El pedido es para no volver a Oberá. Pero no me quiero cruzar con este señor (su ex marido). Verle la cara a este señor es como una cachetada por parte de la justicia de Misiones”, fustigó la docente, añadiendo que no tiene respuestas por parte de los funcionarios del Consejo.

“Antes de tener que volver a Oberá, prefiero pegarme un tiro”

Hablando directamente al presidente del CGE, Mauricio Maidana, la docente Carballo insistió en que el funcionario debe tomar una decisión respecto de su reclamo, que es entendible dado el posible blindaje judicial que rodea a su ex marido. “Sé perfectamente que se están creando muchísimos cargos para reubicar a parientes y amigos (de políticos) antes de que cambie el gobierno y antes de que se vaya este intendente (se refiere al saliente Joaquín Losada). Por 12-13 mil pesos crear un cargo, no afecta a la provincia. Estoy pidiendo por mi salud e integridad física”, expresó Carballo.

“Como le dije al señor (Luis) Kapaia (Director de Educación para Jóvenes y Adultos del CGE), antes de volver a Oberá, prefiero pegarme un tiro”, sentenció la docente.

En esta línea, Carballo consideró que en su caso, “hay un abandono del Estado. Se jactan al decir que están luchando contra la violencia de género y contra la violencia hacia la mujer y desde el Estado me está afectando con violencia psicológica y otra vez me llevan a la depresión”, sentenció.

“En este momento estoy con incertidumbre. Se acerca Noviembre y Diciembre y sé que no voy a encontrar a nadie en el Consejo. Va a llegar Febrero y Marzo y tendría que presentarme en Oberá. Pero no quiero ir más. No vuelvo ni siquiera a votar. Me da terror volver allá”, finalizó.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
Nacionales