Provinciales

“Sin presión, no se consigue nada”, dijo el yerbatero Klingbeil

cargando anuncio

Los tareferos salieron a cortar la ruta y Cristian Klingbeil (APAM), sostuvo que la medida de fuerza se entiende porque si los productores cobran una miseria, lo mismo ocurre con los trabajadores. “Hay que limitar las plantaciones porque si no, vamos a matar al pequeño productor”, alertó.

“Sin presión, no se consigue nada”, dijo el yerbatero Klingbeil

Los tareferos salieron a cortar la ruta a la altura de San Vicente, y el dirigente yerbatero de APAM Cristian Klingbeil, sostuvo que la medida de fuerza se entiende porque si los productores cobran una miseria, lógicamente, lo mismo ocurre con los trabajadores. “Hay que limitar las plantaciones porque si no, vamos a matar al pequeño productor”, alertó el dirigente en el marco de una grave crisis por el incumplimiento de los precios.SAN VICENTE y POSADAS. Tareferos cortan la ruta nacional 14 a la altura del kilómetro 13, reclamando, entre otros puntos, un subsidio de 4 mil pesos por familia para paliar las graves situaciones que padecen en la presente crisis yerbatera. Los trabajadores rurales decidieron cortar la ruta por tres horas, liberando el camino por una hora, hasta que el gobierno acceda a los planteos del sector. Unas 120 personas están en la ruta participando del corte.

Al respecto del tema, MisionesCuatro consultó al vicepresidente de APAM y productor yerbatero Cristian Klingbeil, quien justificó la medida de fuerza poniendo de relieve que lo que perciben los productores “es una miseria” y lógicamente, los incumplimientos de la industria y secaderos afectan negativamente a los trabajadores. “(Con APAM) estamos acompañando a los tareferos en esta lucha. Ellos cobran una miseria de tarefa por la miseria que cobramos nosotros (los productores). Estamos juntos en esto”, graficó Klingbeil, revelando que no pudo viajar al lugar del corte porque tenía trámites pendientes en Posadas.

“El bien para el productor es el bien para la familia tarefera”, indicó.

Klingbeil precisó que los productores de la zona de San Pedro decidieron hacer medidas de fuerza desde “mañana a primera hora”. En tanto que los de la zona de Andresito están definiendo medidas a tomar y “nosotros, a un día de cumplirse 15 años de la creación del INYM, en el histórico Cruce Karaben, también vamos a tener nuestra asamblea”, dijo Klingbeil, añadiendo que estarán pendientes de lo que suceda con los tareferos y la Gendarmería Nacional. “Espero que no tengan ningún problema con Gendarmería. La mayoría de la Asamblea decidirá las medidas a tomar”, remarcó, insistiendo en que lo que suceda con los tareferos tendrá incidencia en lo que decidan los colonos esta tarde en el cruce Karaben.

Asimismo, el dirigente de APAM admitió que están trabajando con la asociación de yerbateros de Andresito, para una protesta en Capital Federal –piensan entregar yerba.

Por otra parte, Klingbeil calificó de positiva la visita de los funcionarios nacionales de la semana pasada, que estuvieron reunidos con las autoridades del INYM. Pero aclaró que esto depende de que se hagan efectivas las medidas propuestas –fundamentalmente para incrementar e intensificar los controles- y no suceda como el año pasado, que tenían un acuerdo para el pago al contado “yo todavía tenemos cheques por cobrar”.

Klingbeil, que es Director Suplente del INYM por el sector productivo, coincidió con otros dirigentes yerbateros que pretenden la cupificación de los cultivos para evitar la sobre oferta que desemboca en los incumplimientos de precios de molinos y secaderos. “Si no regulamos la oferta y demanda, por más que el INYM ponga un precio de 20 pesos, no se va a cumplir. Todo tipo de comercio es regulado. Queremos aplicar la Ley del INYM, no hace falta inventar nada nuevo. No se puede seguir plantando como ahora, si no limitamos las plantaciones, vamos a estar matando al pequeño productor, inclusive a los que tienen hasta 70 hectáreas”, advirtió Klingbeil, para quien la propuesta de dirigentes agrarios como el diputado del PAYS, Héctor “Cacho” Bárbaro, de creación de un Fondo Especial Yerbatero, es “pan para hoy y hambre para mañana”.

En esta línea, Klingbeil explicó que si no se limitan las plantaciones, en un futuro no demasiado lejano, ningún subsidio podrá paliar la situación debido a la sobreoferta y la posibilidad de la industria de negarse a pagar los precios fijados por ley. “No nos gusta estar en la ruta, pero en este país, si no salís a la ruta, no te escuchan. El diálogo sin presión, no consigue nada”, puntualizó.

Finalmente, Klingbeil enfatizó que los productores esperan subsanar los problemas “antes de que empiece la zafra gruesa, porque una vez que empieza es muy complicado parar. Mientras tengan yerba, las industrias van a pagar lo que quieran”, remató.Oxt.

Comentarios