Francisco comparó el aborto con asesinato de sicarios